asesino

(redireccionado de asesinas)
También se encuentra en: Sinónimos.

asesino, a

(Del ár. hassasi, bebedor de hachís.)
1. adj. Que asesina el arma asesina fue un puñal.
2. s. Persona que asesina a otra u otras.

asesino, -na

 
adj.-s. Que asesina.
adj. Que puede producir un daño físico o moral.

asesino, -na

(aseˈsino, -na)
sustantivo masculino-femenino
persona que mata Capote narra la historia de dos asesinos.

asesino, -na


abreviación
1. persona que asesina o mata una mano asesina
2. que causa daño y miedo mirada asesina

asesino,-na

(ase'sino, -na)
sustantivo masculino-femenino
persona que mata sin causa grave El asesino del empresario se declaró culpable.

asesino,-na

(ase'sino, -na)
abreviación
elemento que se usa para matar a alguien camioneta asesina
Sinónimos

asesino

, asesina
adjetivo y sustantivo
homicida, criminal, sicario.
Se utiliza sicario cuando se trata de un asesino asalariado.

asesino:

adversonocivo, perverso, diabólico, homicida, criminal, enemigo, maligno, desfavorable, perjudicial, dañino,
Traducciones

asesino

Mörder

asesino

vrah

asesino

morder

asesino

murhaaja, tappaja

asesino

assassin, tueur

asesino

ubojica

asesino

殺人者

asesino

살인자

asesino

moordenaar

asesino

assassino

asesino

mördare

asesino

ฆาตกร, ผู้ฆ่า

asesino

katil

asesino

kẻ giết người

asesino

凶手

asesino

убиец

asesino

הרוצח

asesino

/a
A. ADJmurderous
B. SM/Fmurder/murderess, killer (Pol) → assassin
asesino/a en serie, asesino/a múltipleserial killer
asesino/a profesionalhired killer
Ejemplos ?
Los leucocitos innatos incluyen fagocitos (macrófagos, neutrófilos y células dendríticas), mastocitos, eosinófilos, basófilos y células asesinas naturales.
Por qué, si quieres la libertad, no matas al tirano y evitas de ese modo los horrores de una gran contienda fratricida? ¿Por qué no asesinas al déspota que oprime al pueblo y ha puesto precio a tu cabeza?
2 Piedras conjuradas por sismos imprevistos masacraron su roto corazón sin lágrimas; esquirlas de lascas asesinas rasgaron las pilastras de su cuerpo en terremoto y lo derrumbaron de su altura gótica; castillo abandonado sin princesas, bestia vencida que se hundía en la tierra despiadada...
Dime, ¿aún se pinta el agrado En tu risueño semblante, Y respiran tus miradas Aquella piedad suave Para con ceño y capricho Desvanecerla al instante, Trocar la risa en desvío Y el agasajo en desaires? Y dime, a los que asesinas Con tan alevosas artes, ¿Los obligas aún, cruel, A consumirse y que callen?
Octubre, otra vez tu nombre se me enreda a la garganta y me grita días... manos asesinas, :::jaurías, :ciegas jaurías, :::::harpías.
Encadenado., sumergido en el profundo fuego de un recuerdo... vuelto humaredas asesinas en mi centro de ciudad inerte me asesino, me asesinan, asesino.
Deja que te traiga las tablillas y la do­cumentación (entra). FILOCLEÓN: ¡Me mueles y me asesinas con tus dilacio­nes! Lo mismo me daría escribir en la arena.
Cómo voy a abrazarme de la lluvia sin tu cuerpo en llamas soledad de sol Cómo voy a explicarme la metáfora de tu imagen fugitiva al simbolismo si se han roto nuestros días en el vórtice llorado deshojado :olvidado de nuestras primeras armonías melodías fantasías ::Cómo voy a entender tantos gasneones que se prenden y se apagan de ilusiones con sus blancos :: y sus rojos :::en amores dolores que se agrandan entre líneas que se apagan... formas asesinas que incineran con sonrisas a las sombras CÓMO...
Ese proceso represivo, autoritario y excluyente, afecta la vida y funcionamiento de todas las organizaciones e instituciones sindicales, gremiales, políticas, culturales y religiosas, las cuales son controladas, espiadas, hostigadas y reprimidas en sus actividades y miembros por los cuerpos de seguridad y las bandas asesinas bajo la jefatura de éstos.
ES DECIR, DE AQUELLO EN LO CUAL SUELE TERMINARSE TODO, INUTILIDAD DE LOS ESFUERZOS HUMANOS, CUANDO ALGÚN POST-DIOS HAGA CLIC A LAS COMPUTADORAS ASESINAS Y...
El 31 de Julio, a las cinco de la tarde, más o menos, las tropas peruanas hicieron su ingreso a la Ciudad de Machala, protegidas por la aviación que continuaba descargando su metralla y sus bombas asesinas sobre la indefensa población.
Su mujer, que había ya perdido su título de esposa, como antes perdió su fidelidad, fue en busca de un médico de notoria perfidia, famoso ya por sus maldades y los nobles trofeos de sus asesinas manos.