asemejarse


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

asemejarse

pronominal
semejar, parecerse, correr parejas con, tener un aire a, tirar a, salir a, inclinar. diferenciarse.
Cuando se trata de personas o animales, se utiliza parecerse, salir a; decimos de un niño que se parece, se asemeja o sale a su abuelo. En general, tirar a, inclinarse a: este color tira a verde; una persona se inclina a su rama materna.

asemejarse:

semejarrecordar, parecerse,
Traducciones

asemejarse

resemble
Ejemplos ?
La efectividad de la fuerza de trabajo de una nación, bajo el liderazgo del capital privado con varios miles de cabezas, incluso si los líderes no fuesen mutuamente enemigos, en comparación con lo que se alcanza bajo una única cabeza, puede asemejarse a la eficiencia militar de una muchedumbre, o una horda de bárbaros con mil jefes mezquinos, comparada con la de un ejército disciplinado bajo un único general--tal máquina de luchar, por ejemplo, como el ejército alemán en tiempos de Von Moltke." "Después de lo que me ha dicho," dije, "no me asombro tanto de que la nación sea más rica ahora que entonces, sino de que no son todos ustedes unos Cresos." "Bueno," replicó el Dr.
Tampoco podrá coincidir, o asemejarse de manera que pueda crear confusión, con ninguna otra previamente inscrita en el Registro en el que proceda su inscripción, ni con cualquier otra persona jurídica pública o privada, ni con entidades preexistentes, sean o no de nacionalidad española, ni con personas físicas, salvo con el consentimiento expreso del interesado o sus sucesores, ni con una marca registrada notoria, salvo que se solicite por el titular de la misma o con su consentimiento.
El color de su tez era obscuro y tostado por el sol; su nariz estaba cruzada por una profunda cicatriz que parecía hecha por un cuchillo de abordaje, herida que terminaba en el labio superior, mostrando parte de la dentadura, lo que le hacía asemejarse a un perro de presa.
Un estremecimiento agitó los cuerpos de las tres, que se habían disfrazado para asemejarse más a las mujeres que Juanito había conocido hasta el día...
Viendo, pues, los griegos que servían a tales dioses, que en los teatros se representaban semejantes ignominias contra la santidad de sus dioses, no les pareció era razón les perdonasen de modo alguno los poetas, ya fuese por querer aun en esto asemejarse a sus dioses, o por temer que, pretendiendo mejor fama y prefiriéndose por este motivo a ellos, los enojasen y provocasen su ira.
Ya sabía él que todos estos géneros de alimentos eran obra del Ser necesario, en cuya aproximación había él visto que consistía su felicidad y al cual tendía a asemejarse.
Hayy procura ejercer en los minerales, plantas y animales la misma acción beneficiosa que los cuerpos celestes Por lo que toca a la primera clase, trató de asemejarse a, obligándose a no ver un animal o una planta que tuviese alguna necesidad, obstáculo, desgracia o calamidad, que él pudiera evitar, sin hacerlas desaparecer.
Le será de provecho el ser prudente y en el valor asemejarse al padre, pues hallará con reducida gente que de un lado Venecia ante él se cuadre, del otro aquella, que más justamente no sé si he de llamar madrastra o madre; pero si madre, contra él más fiera que Medea o Procne con su hijos fuera.
Hayy procura imitar con su limpieza el resplandor de los cuerpos celestes, y hacer, como ellos, un movimiento circular Por lo que toca a la segunda clase, trató de asemejarse a los, obligándose a un continuo aseo, a quitar la suciedad y la inmundicia de su cuerpo, a lavarse con agua lo más frecuentemente posible, a limpiar sus uñas, sus dientes y las partes pudendas de su cuerpo, a perfumarse, en cuanto pudiera, con hierbas olorosas y con diversas pomadas aromáticas, a preocuparse de hacer otro tanto con sus vestidos, hasta que todo él resplandeciese de hermosura, de limpieza y de buen olor.
Intenta asemejarse al ser necesario, abstrayéndose totalmente de la vida material y recurriendo al movimiento de rotación hasta desvanecerse Por lo que toca a la tercera clase, se asemejaba obligándose a reflexionar sobre el Ser necesario apartándose de las cosas sensibles, cerrando los ojos, tapándose los oídos, luchando enérgicamente contra las seducciones de la imaginación y deseando con toda su fuerza no pensar en otra cosa que en Él, ni asociarle con el pensamiento ningún otro objeto.
Los atributos positivos exigen esta exención, de modo que en ellos no existe ninguna de las cualidades de los cuerpos, entre las que se cuenta la multiplicidad; por tanto, su esencia no se multiplica por estos atributos positivos, sino que, al contrario, todos se reducen a una sola noción, que es la realidad de su esencia. Entonces se puso a buscar el modo de asemejarse a Él, en cada una de estas dos clases.
Señora Alba infinita de belleza que arropas los celajes con tu manto, dale un poco de luz a mi tristeza diciéndome en un dulce y tierno canto ¿en qué alma encontraré yo la pureza capaz de asemejarse con tu encanto?