arrianismo

arrianismo

(De Arrio, heresiarca griego.)
s. m. RELIGIÓN Doctrina según la cual la divinidad de Jesucristo es secundaria y subordinada a la de Dios padre, ya que no participa de su eternidad ni de su naturaleza.

arrianismo

 
m. Doctrina de Arrio a principios del s. IV en Alejandría, según la cual el Verbo no es igual o consustancial al Padre. Fue condenada en el primer concilio ecuménico, celebrado en Nicea en 325. No obstante, fue profesada hasta el s. VII por los visigodos, ostrogodos, vándalos y otros pueblos bárbaros.
Traducciones

arrianismo

arianisme

arrianismo

arianesimo

arrianismo

Arianismus

arrianismo

Арианство

arrianismo

Arianisme

arrianismo

Arianismo

arrianismo

Arianizm

arrianismo

Areiolaisuus

arrianismo

Arianism

arrianismo

SMArianism
Ejemplos ?
Un aspecto importante es la atribución a este concilio de la añadidura de la cláusula Filioque (traducible como «y del Hijo») en el rezo del Símbolo Niceno-Constantinopolitano, por lo que el Credo pasaba a declarar que el Espíritu Santo procede no simplemente del Padre como decía (sin añadir ni «únicamente» ni «y del Hijo») el Concilio de Constantinopla I, sino del Padre y del Hijo:: et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem, qui ex Patre Filioque procedit («y en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo»).» No todos los manuscritos de los actos del concilio meten esta cláusula en el texto del símbolo, a la vez que todos la meten en la profesión de fe que los conversos del arrianismo debían pronunciar.
Enseñan también que Jesucristo era el mesías redentor sin pecado, aunque no aceptan el nacimiento virginal de Jesús, la resurrección del cuerpo de Jesucristo, la divinidad o la adoración de Jesús ni la infalibilidad de Jesús, lo que los sitúa en una posición opuesta al propio Arrio, que sí aceptaba todo eso, con excepción del nivel de divinidad de Cristo. Las enseñanzas de esa iglesia arriana están más alineadas con el socinianismo que con el auténtico arrianismo.
Su éxito aseguró la supervivencia del arrianismo entre los godos y los vándalos hasta los comienzos del siglo VIII, cuando estos reinos sucumbieron a sus vecinos niceos o aceptaron la cristiandad nicea.
No obstante, el sucesor de Valente, Teodosio I, suprimió el arrianismo en todas la élites del Imperio romano de Oriente mediente la combinación de un decreto imperial, una persecución y la convocatoria de un segundo concilio ecuménico en el 381, que condenó a Arrio y afirmó y renovó el credo de Nicea.
Los historiadores han señalado que Constantino I, que nunca fue bautizado como cristiano a lo largo de su vida, fue bautizado en su lecho de buerte por el osbipo arriano Eusebio de Nicomedia. Constancio II, que lo sucedió, simpatizaba con el arrianismo.
Esto, en general, terminó con la influencia del arrianismo en los pueblos no germánicos del Imperio romano. Las cosas fueron de forma diferente en el Imperio de Occidente.
Los cristianos homousianos, entre los que estaba Atanasio de Alejandría, usaron al arrianismo como epíteto para los que estaban en desacuerdo con su doctrina homousiana trinitaria, que describía a Dios y a Jesucristo como "una misma esencia" (consustancial y coeterna).
Después del conciclio de Nicea, los ortodoxos trabajaron para ocultar el desacuerdo, poniendo al arrianismo como desobediente a la "norma".
Además, aunque Alejandro nunca acusó a Luciano de enseñar el arrianismo; más bien acusaba a Luciano de mentalidad ad invidiam de tendencias heréticas que, al parecer, trasladó a su discípulo Arrio.
También estuvo Eusebio de Cesarea, Eusebio de Nicomedia y el joven deácono Anastasio, que podría haberse convertido en el campeón del dogma trinitario adoptado en última instancia por el concilio y que pasó la mayor parte de su vida luchando contra el arrianismo.
Sobre la motivación que Cirilo podría haber tenido para ordenar o inducir la muerte de la filósofa, los historiadores han concluido la confluencia de al menos cinco móviles: La propia intolerancia del obispo hacia el paganismo y el neoplatonismo, que tanto había influido en el arrianismo.
Se conocen fragmentos de su obra Talía (que significa abundancia) por las citas hechas por su principal adversario, Atanasio de Alejandría: Arrianismo