arista

(redireccionado de aristas)
También se encuentra en: Sinónimos.

arista

(Del lat. vulgar aresta < arista, espina de pescado.)
1. s. f. ARQUITECTURA Borde de un sillar, madero o cualquier otro sólido labrado.
2. BOTÁNICA Filamento áspero con que se prolonga la cáscara que envuelve el grano de trigo y otros cereales.
3. AGRICULTURA Pajilla que queda en el cáñamo o lino después de agramarlos.
4. GEOMETRÍA Línea formada por la intersección de dos planos.

arista

 
f. Filamento áspero del cascabillo que envuelve el grano del trigo y de algunas gramíneas.
Pajilla de cáñamo o lino después de agramados.
Borde de un sillar, madero o pieza labrada.
geom. Línea de intersección de dos superficies.

arista

(a'ɾista)
sustantivo femenino
1. geometría línea resultante de la confluencia de dos superficies teniendo en cuenta el ángulo externo formado número de aristas concurrentes en un vértice
2. filo de un objeto arista de una mesa
3. conflicto sugerido por algún tema Otra arista del problema social es el desempleo.
4. fibra rugosa del cascabillo de las gramíneas La arista del trigo se rompe durante la trilla
Sinónimos

arista

sustantivo femenino
1 raspa.
En las plantas gramináceas.
Traducciones

arista

edge, beard, awn

arista

aresta

arista

Kante

arista

latero

arista

arête

arista

aresta

arista

край

arista

rand

arista

krawędź

arista

边缘

arista

邊緣

arista

okraj

arista

kant

arista

reuna

arista

קצה

arista

가장자리

arista

kant

arista

ขอบ

arista

SF (Bot) → beard (Geom) → edge (Alpinismo) → arête (Arquit) → arris
Ejemplos ?
Medio monte de Minervas abre sus brazos sin hojas. Agua en vilo redoraba las aristas de las rocas. Noche de torsos yacentes y estrellas de nariz rota aguarda grietas del alba para derrumbarse toda.
Los sólidos paralelepípedos que están sobre la misma base y tienen la misma altura, y en los que los extremos superiores de las aristas laterales están en las mismas rectas son iguales entre sí.
48 De miel los ojos tuyos, Juvencio, si alguien me dejara sin parar besarlos, sin parar hasta miles trescientos besaría, ni nunca me parecería que saciado estaría, no si más densa que las áridas aristas fuera de nuestro besar la siembra.
Pues igual que cortando las densas aristas el segador bajo el sol ardiente los bronceados cultivos cosecha, de los hijos de Troya los cuerpos abatirá con hierro infesto.
Hasta dentro de mucho tiempo no sabremos si el presidente Johnson pensaba en serio iniciar algunas de las reformas necesarias a un pueblo —para limar aristas de las contradicciones de clase que asoman con fuerza explosiva y cada vez más frecuentemente.
Yo sentíame conmovido: Aquellas palabras ásperas, firmes, llenas de aristas como las armas de la edad de piedra, me causaban impresión indefinible: Tenían una sonoridad antigua: Eran primitivas y augustas, como los surcos del arado en la tierra cuando cae en ellos la simiente del trigo y del maíz.
Pero una vez cristalizada la ley, la atmósfera mítica popular, incomparablemente tenaz, continúa envolviéndola, y a poco las aristas del prisma legal comienzan de nuevo a encenderse en líneas fosforescentes, nueva costra de costumbres que empieza a depositarse en torno a la ley nueva que se ha mandado hacer.
Bajo el entoldado circular, anaranjado, de cuyas aristas colgaban lámparas de colores, se le podía ver recostado sobre unos cojines desparramados en el alfombrado que cubría los ladrillos del suelo.
Los sólidos paralelepípedos que están sobre la misma base y tienen la misma altura y en los que los extremos superiores de las aristas laterales no están en las mismas rectas son iguales entre sí.
El Bazar de los Sederos es un lugar importante, y la mejor forma de representarle es como un patio de resquebrajadas baldosas rojas, en torno de cuyas aristas los arcos festonean de arabescos unas recovas oscuras.
Desde estas aristas brillantes, su existencia se deshojó como un poema cordial y lleno de dulzura; vaciando en los moldes de la enseñanza sus luchas cotidianas, sus anhelos y experiencias didácticas; deleitándose con ese sol de la inocencia que la retenía en sus aulas, para enseñar la letra, el número y la libertad humanizada; el civismo y el trabajo creador.
Como podrá comprenderse, la didáctica de la lengua ya no se centra en los temas gramaticales y literarios como antaño, sino en un manejo práctico de la lengua en situaciones específicas donde el estudiante irá aprendiendo “en vivo”, y desde aristas colaborativas, todo lo que se requiere para ser competente en sus modos de comunicarse, pues así se encuentran dictándolo las más recientes investigaciones psicopedagógicas.