argonauta

(redireccionado de argonautas)
También se encuentra en: Sinónimos.

argonauta

(Del lat. argonauta < gr. argonautes < Argos, nombre de un buque + nautes, marinero.)
1. s. m. MITOLOGÍA Héroe griego que fue, junto con otros, a la búsqueda del vellocino de oro.
2. ZOOLOGÍA Denominación de diversos moluscos marinos, cefalópodos, de cuerpo comprimido, con ocho tentáculos.

argonauta

 
m. mit. Cada uno de los 55 héroes griegos que fueron a Colcos, en la nave Argos, a la conquista del Vellocino de Oro.
fig.Piloto o navegante experto.
zool. Molusco cefalópodo marino (Argonauta argo).
Sinónimos

argonauta

sustantivo masculino
(molusco) marinero, nautilo.
Traducciones

argonauta

Argonaut

argonauta

argonauta

argonauta

argonaut

argonauta

Argonaut

argonauta

Argonaut

argonauta

Argonaut

argonauta

Argonaut

argonauta

Argonaut

argonauta

SMArgonaut
Ejemplos ?
piratas y aventureros, reyes en el mar y en el viento, argonautas de lo posible, destructores de lo imposible, pioneers de la Voluntad: he aquí el país de la armonía, el campo abierto a la energía de todos los hombres.
III Abisal oscuranza anímica remueve las arenas interiores resacando náuticos escombros de su naufragio... Remolino de letales argonautas retorna hasta su mundo de tinieblas y lo impregna con las voces del dolor perpetuo...
Cuando Medea, entre todos los argonautas, escogió por amante al hermoso Jasón, untólo con zumo de ajos para que sujetase los indómitos toros, y con ajos envenenó los presentes que la vengaron de su rival antes de huir sobre el alado dragón.
Nunca a fuerza de remos llegó la nave de los argonautas, ni la impúdica Medea pudo imprimir sus huellas, ni los marinos de Sidón o la chusma trabajada de Ulises enderezaron allí sus proas; ningún contagio se ceba allí en los ganados, ni los aniquila la influencia letal de un astro maligno.
Mas, rodando los años, veo partirse del extremo remoto de poniente modernos Argonautas y erigirse rutas ignotas hasta el día presente: rodear algunos África y seguirse tanto la costa de la negra gente, que el signo pasen donde no se aleja ya más el sol y Capricornio deja; »y hallar el fin de estas tierras lejanas que hacen pensar que mar hay dos diversas; y recorrer las costas y cercanas islas de indios, árabes y persas; dejar otros las dos tierras que, hermanas, por obra hercúlea ahora son dispersas, de suerte que del sol siguiendo el curso un nuevo mundo traigan a concurso.
El valor y la intrepidez superaban esta falta de auxilios tan comunes en nuestros dias; y así fue como aquellos ínclitos argonautas abrieron el camino de la navegación á las generaciones sucesivas.
¡Oh, pobres trovadores de tirso y pandereta!: Del cortesano mundo entre la turba espesa, cantad al sol de agosto que sin piedad os tuesta; llorad, míseros vates, fatídicas cornejas, sobre las tristes sábanas de calcinada arena donde la hispana corte su pedestal asienta; cantad al mar bullente que surcan en calesa, tras chulos argonautas, impúdicas sirenas; cantad al hambre, al frío, al lujo, a la opulencia, al vicio y a la intriga...
En el mito de los Argonautas se creía que en la Cólquide, el vellocino de oro estaba colgado de un roble en una arboleda consagrada a Ares.
En la Roma antigua se llamó Mare Nostrum (Nuestro mar) debido a que todas sus orillas fueron ocupadas por ella, y en el siglo Mussolini —queriendo recrear el Imperio romano— lo llamó Mare Nostrum Italiano durante la Segunda Guerra Mundial. El mar originó una serie de leyendas y mitos en torno a él, como la de Jasón y los argonautas.
Apsirto les dio alcance en la desembocadura del Danubio, pero para evitar muertes innecesarias acordó una tregua con los argonautas que dejaba al arbitrio de un rey del lugar la decisión de si Medea debía regresar con su padre y devolver el vellocino o podía continuar con Jasón.
La mayoría huyeron a la isla de Ares, en el mar Negro (donde fueron encontrados por los argonautas), pero algunos de ellos se dirigieron a Micenas.
En ese punto desembarcaron para transportar el barco hasta el mar Adriático, situado al oeste, para volver a casa. Entre las ciudades actuales de Vrhnika y de Liubliana, las argonautas encontraron un gran lago rodeado de una marisma.