aposento


También se encuentra en: Sinónimos.

aposento

1. s. m. Pieza o habitación de una casa los aposentos eran amplios y los pasillos estrechos. estancia
2. Alojamiento dado a una persona en un lugar como invitado o mediante pago. hospedaje
3. TEATRO Palco de los antiguos teatros.

aposento

 
m. Cuarto o pieza de una casa.
Hospedaje.
Palco de los antiguos teatros.

aposento

(apo'sento)
sustantivo masculino
1. alcoba de una casa Los aposentos eran muy lujosos pero oscuros.
2. hospedaje ofrecido a huéspedes No encontraron aposento para pasar la noche en ese pueblo.
Sinónimos
Traducciones

aposento

appartement

aposento

чертог

aposento

room

aposento

SM (= cuarto) → room; (= hospedaje) → lodging
Ejemplos ?
El hombre de nieve permaneció en su lugar todo el día, mirando por la ventana. Al anochecer, el aposento se volvió aún más acogedor.
Al despertar y ver cuánto ha soñado, sale de su aposento como flecha, donde a la puta y al falaz cuñado dejó con los lacayos sin sospecha; mas cuando a nadie halla, y ve que hurtado ha sido cuanto suyo es, sospecha; y más cuando en lugar de su armamento, ve aquel de su cuñado fraudulento.
Todo el Cuartel Real. Habíamos entrado en la sala donde estaba dispuesto el aposento del Rey. Un velón alumbraba sobre la mesa, la cama aparecía cubierta por rica piel de topo, y el brasero, colocado entre dos sillas de campaña, ardía con encenizados fulgores.
Relatando las conferencias que dio en Inglaterra, dice un biógrafo que «parecía tener el poder de convertir un aposento ordinario, una casa de Londres, un aula académica, una reunión popular, en vehículo de su serenidad india».
DON FAVILA: Por dulce sueño que goces Desvélente, Luz mis voces, Despierta por Dios mi vida! A cuyo amoroso acento Respondiendo el corazon De doña Luz, y un momento Dudando, abrió su aposento Al iman de su pasion.
Tornóse desde este punto Aquel oculto aposento Solitario monumento De un justo que en paz murió; Huyóse el alma a los cielos, Y el vivo que allí quedaba Al dios se la encomendaba Que ante su ser la llamó.
En aquel mismo aposento De la casa de Sirena En que trabó don Gonzalo Con don Juan una pendencia, Tienen ahora trabada Plática amorosa y tierna La ambiciosa bailarina Y don Lope de Aguilera.
De este negro castillo abandonado En cómodo y recóndito aposento Triste y opacamente iluminado Con la luz amarilla De escasa y embozada lamparilla, Vino á esconder su amor á otro robado La que antes fué condesa de Castilla.
Al fin despues de tres horas De afanosa espectativa, Llegó mas muerta que viva Del médico la muger Con mil suspiros contándole Que en su aposento tendido Está su pobre marido Muy próximo á fenecer.
En tal estado se hallaban Los asuntos de Sirena Con don Lope, él visitándola Y recibiéndole ella, Cuando una noche, a deshora Y estando en sobrecena Cruzándose las sonrisas Por detrás de las botellas, En el más dulce coloquio, Del aposento la puerta Se abrió repentinamente, Y entróse don Juan por ella.
(244) Turbóse el juez á estas nuevas, Mas cauto disimulando Con la muger razonando Parte á su casa veloz; Y al llegar al aposento Que el terrible arcano encierra, Encontró al médico en tierra Sin movimiento ni voz.
Los franceses, aterrados, estúpidos, clavados en sus sillas por insoportable letargo, creyendo que la muerte de que hablaba el español iba a entrar en aquel aposento en pos de los amotinados, hacían penosos esfuerzos por levantar los sables, que yacían sobre la mesa; pero ni siquiera conseguían que sus flojos dedos asiesen las empuñaduras: parecía que los hierros estaban adheridos a la tabla por insuperable fuerza de atracción.