aposentar

(redireccionado de aposentó)
También se encuentra en: Sinónimos.

aposentar

1. v. tr. Dar hospedaje a una persona en un lugar. albergar, alojar
2. v. prnl. Tomar alojamiento en un lugar se aposentó en casa de unos conocidos, después de haber pasado por varios hoteles. asentar

aposentar

 
tr. Dar habitación y hospedaje.
prnl. Tomar casa, alojarse.

aposentar

(aposen'taɾ)
verbo transitivo
albergar temporalmente a alguien Tenían una habitación de huéspedes para aposentar a cuatro personas.

aposentar


Participio Pasado: aposentado
Gerundio: aposentando

Presente Indicativo
yo aposento
tú aposentas
Ud./él/ella aposenta
nosotros, -as aposentamos
vosotros, -as aposentáis
Uds./ellos/ellas aposentan
Imperfecto
yo aposentaba
tú aposentabas
Ud./él/ella aposentaba
nosotros, -as aposentábamos
vosotros, -as aposentabais
Uds./ellos/ellas aposentaban
Futuro
yo aposentaré
tú aposentarás
Ud./él/ella aposentará
nosotros, -as aposentaremos
vosotros, -as aposentaréis
Uds./ellos/ellas aposentarán
Pretérito
yo aposenté
tú aposentaste
Ud./él/ella aposentó
nosotros, -as aposentamos
vosotros, -as aposentasteis
Uds./ellos/ellas aposentaron
Condicional
yo aposentaría
tú aposentarías
Ud./él/ella aposentaría
nosotros, -as aposentaríamos
vosotros, -as aposentaríais
Uds./ellos/ellas aposentarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo aposentara
tú aposentaras
Ud./él/ella aposentara
nosotros, -as aposentáramos
vosotros, -as aposentarais
Uds./ellos/ellas aposentaran
yo aposentase
tú aposentases
Ud./él/ella aposentase
nosotros, -as aposentásemos
vosotros, -as aposentaseis
Uds./ellos/ellas aposentasen
Presente de Subjuntivo
yo aposente
tú aposentes
Ud./él/ella aposente
nosotros, -as aposentemos
vosotros, -as aposentéis
Uds./ellos/ellas aposenten
Futuro de Subjuntivo
yo aposentare
tú aposentares
Ud./él/ella aposentare
nosotros, -as aposentáremos
vosotros, -as aposentareis
Uds./ellos/ellas aposentaren
Imperativo
aposenta (tú)
aposente (Ud./él/ella)
aposentad (vosotros, -as)
aposenten (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había aposentado
tú habías aposentado
Ud./él/ella había aposentado
nosotros, -as habíamos aposentado
vosotros, -as habíais aposentado
Uds./ellos/ellas habían aposentado
Futuro Perfecto
yo habré aposentado
tú habrás aposentado
Ud./él/ella habrá aposentado
nosotros, -as habremos aposentado
vosotros, -as habréis aposentado
Uds./ellos/ellas habrán aposentado
Pretérito Perfecto
yo he aposentado
tú has aposentado
Ud./él/ella ha aposentado
nosotros, -as hemos aposentado
vosotros, -as habéis aposentado
Uds./ellos/ellas han aposentado
Condicional Anterior
yo habría aposentado
tú habrías aposentado
Ud./él/ella habría aposentado
nosotros, -as habríamos aposentado
vosotros, -as habríais aposentado
Uds./ellos/ellas habrían aposentado
Pretérito Anterior
yo hube aposentado
tú hubiste aposentado
Ud./él/ella hubo aposentado
nosotros, -as hubimos aposentado
vosotros, -as hubísteis aposentado
Uds./ellos/ellas hubieron aposentado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya aposentado
tú hayas aposentado
Ud./él/ella haya aposentado
nosotros, -as hayamos aposentado
vosotros, -as hayáis aposentado
Uds./ellos/ellas hayan aposentado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera aposentado
tú hubieras aposentado
Ud./él/ella hubiera aposentado
nosotros, -as hubiéramos aposentado
vosotros, -as hubierais aposentado
Uds./ellos/ellas hubieran aposentado
Presente Continuo
yo estoy aposentando
tú estás aposentando
Ud./él/ella está aposentando
nosotros, -as estamos aposentando
vosotros, -as estáis aposentando
Uds./ellos/ellas están aposentando
Pretérito Continuo
yo estuve aposentando
tú estuviste aposentando
Ud./él/ella estuvo aposentando
nosotros, -as estuvimos aposentando
vosotros, -as estuvisteis aposentando
Uds./ellos/ellas estuvieron aposentando
Imperfecto Continuo
yo estaba aposentando
tú estabas aposentando
Ud./él/ella estaba aposentando
nosotros, -as estábamos aposentando
vosotros, -as estabais aposentando
Uds./ellos/ellas estaban aposentando
Futuro Continuo
yo estaré aposentando
tú estarás aposentando
Ud./él/ella estará aposentando
nosotros, -as estaremos aposentando
vosotros, -as estaréis aposentando
Uds./ellos/ellas estarán aposentando
Condicional Continuo
yo estaría aposentando
tú estarías aposentando
Ud./él/ella estaría aposentando
nosotros, -as estaríamos aposentando
vosotros, -as estaríais aposentando
Uds./ellos/ellas estarían aposentando
Sinónimos

aposentar

transitivo y pronominal
Traducciones

aposentar

A. VTto lodge, put up
B. (aposentarse) VPRto lodge, put up (en at)
Ejemplos ?
Más tarde Nuño Beltrán de Guzmán, conquistó y destruyó las principales ciudades en 1532 a su paso después de haber fungido como presidente de la primera Real Audiencia y fundado en Tepic la capital de Provincia de la Nueva Galicia el 25 de julio de 1532; Ixtlán por la calidad de su artesanía, por su ubicación en el paso de rutas mercantiles y por la riquezas mineras adquirió una importancia regional. Don Hernán Cortés, aposentó en esta ciudad cuando vino a la querella con Nuño Beltrán de Guzmán.
Entre ellos, figuran nombres como el rey Felipe III (1578-1621), que se aposentó en el pueblo en el año 1598, cuando se dirigía a Madrid para su coronación.
Con Alfonso X, en 1267, se establecieron los límites entre Almodóvar y Posadas. En 1360, Pedro I se aposentó en su castillo, como también lo haría en repetidas ocasiones Enrique II.
A saber: Juan Baltasar de Sámano y Urbina, que seguirá como VI señor de Villabenázar, Isabel de Urbina y Sámano, que casó con Lorenzo de Során y Doipa, señor de la casa de Során en Salinas de Léniz (Guipúzcoa), natural y vecino de Vitoria, hijo de Cristóbal de Során, natural y señor de dicha casa —donde aposentó en 1615 al Rey Felipe III y a la Infanta Doña Ana, Reina de Francia—, y de Cándida de Doipa, su mujer, natural de Vitoria.
Según los archivos de la localidad, Isabel la Católica se aposentó aquí en su visita a San Clemente, y fue en esos momentos cuando mandó el decreto de establecer el mercado los jueves de cada semana en San Clemente.
En aquellos enfrentamientos civiles Juan de Garay había conocido en su morada al vascongado Martín de Robles quien al fallecimiento del tío de aquel, se aposentó unos días en casa del difunto ya que el desamparado Garay con tan solo diecinueve años de edad no sabría qué hacer, por lo cual, lo convenció para empuñar las armas contra los insurrectos, y posteriormente se transformaría en un excelente soldado.
Se cree que los primeros pobladores de la hoy Villa de Hervás, bien pudieron ser celtas e íberos, más tarde lo frecuentaron fenicios y griegos, y después la hoy querida cultura judía, que errante, se aposentó donde encontró camino abierto y lugar anhelado.
Arribó a Lima el 28 de Junio y se dirigió a su Convento donde le recibieron cantando un Te Deum, se aposentó en la misma celda que había ocupado antes, estaba con ciertos achaques de salud nada serios, pero presintiendo su cercano fin exclamó "He aquí que moriré en mi propio nido" al séptimo día pidió el Viático y la Extremaunción, tomó un Crucifijo y en fervoroso coloquio le rodaron gruesas lágrimas por la mejillas.
Entre 1284 y 1285, se aposentó en la ciudad de Malmö Desde Malmö comenzó a conspirar nuevamente contra Magnus Ladulás, por lo éste lo encarceló en el Castillo de Nyköping en 1288, donde falleció en 1302.
Sobre lo que la tradición oral dice de la permanencia de la reina en Arcos, y del palacio en el cual se instaló, he aquí las versiones recogidas: La tradición de los arqueños, pues, es contraria a la versión de que la reina se aposentó en el palacio de los obispos, como se ha escrito.
Quiso el destino que Pedro I tomara la errónea decisión de desplegar su ejército por los pueblos y aldeas aledaños al castillo de Montiel, fortaleza en la que él incluso se aposentó acompañado del Conde de Lemos y del fiel caballero, también del noroeste, Men Rodríguez de Sanabria: Igualmente quiso un capricho del destino que fuera el propio Men Rodríguez, quien en secreto se había entrevistado con el bretón Du Guesclin, con la esperanza de llegar a un acuerdo favorable que permitiera al rey legítimo huir furtivamente del cerco que el ejército enriqueño le había puesto alrededor de la fortaleza, sin siquiera sospechar la traición que brotaba en la mente del mercenario francés.
Éste fue el principio de la maldición que se aposentó sobre la casa, donde los fantasmas de Kayako, Toshio y Takeo atacaban a la gente que entrara, reviviendo así los asesinatos y persiguiendo a las víctimas a dondequiera que fuesen.