apetecer

(redireccionado de apetecen)
También se encuentra en: Sinónimos.

apetecer

1. v. tr. Tener deseo de una cosa me apetece mucho ir a bailar salsa o merengue. desear, querer
2. v. intr. Gustar una cosa a una persona.
NOTA: Se conjuga como: carecer

apetecer

 
tr. Tener gana de comer o beber [algo].
fig.Desear.
V. conjugación (cuadro) [10] como agradecer .

apetecer

(apeteˈθeɾ)
verbo transitivo-intransitivo
desear algo, tener ganas de hacer o comer algo Me apetece un chocolate caliente.

apetecer


verbo intransitivo
gustar, provocar deseo o hambre El agua siempre apetece.

apetecer


Participio Pasado: apetecido
Gerundio: apeteciendo

Presente Indicativo
yo apetezco
tú apeteces
Ud./él/ella apetece
nosotros, -as apetecemos
vosotros, -as apetecéis
Uds./ellos/ellas apetecen
Imperfecto
yo apetecía
tú apetecías
Ud./él/ella apetecía
nosotros, -as apetecíamos
vosotros, -as apetecíais
Uds./ellos/ellas apetecían
Futuro
yo apeteceré
tú apetecerás
Ud./él/ella apetecerá
nosotros, -as apeteceremos
vosotros, -as apeteceréis
Uds./ellos/ellas apetecerán
Pretérito
yo apetecí
tú apeteciste
Ud./él/ella apeteció
nosotros, -as apetecimos
vosotros, -as apetecisteis
Uds./ellos/ellas apetecieron
Condicional
yo apetecería
tú apetecerías
Ud./él/ella apetecería
nosotros, -as apeteceríamos
vosotros, -as apeteceríais
Uds./ellos/ellas apetecerían
Imperfecto de Subjuntivo
yo apeteciera
tú apetecieras
Ud./él/ella apeteciera
nosotros, -as apeteciéramos
vosotros, -as apetecierais
Uds./ellos/ellas apetecieran
yo apeteciese
tú apetecieses
Ud./él/ella apeteciese
nosotros, -as apeteciésemos
vosotros, -as apetecieseis
Uds./ellos/ellas apeteciesen
Presente de Subjuntivo
yo apetezca
tú apetezcas
Ud./él/ella apetezca
nosotros, -as apetezcamos
vosotros, -as apetezcáis
Uds./ellos/ellas apetezcan
Futuro de Subjuntivo
yo apeteciere
tú apetecieres
Ud./él/ella apeteciere
nosotros, -as apeteciéremos
vosotros, -as apeteciereis
Uds./ellos/ellas apetecieren
Imperativo
apetece (tú)
apetezca (Ud./él/ella)
apeteced (vosotros, -as)
apetezcan (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había apetecido
tú habías apetecido
Ud./él/ella había apetecido
nosotros, -as habíamos apetecido
vosotros, -as habíais apetecido
Uds./ellos/ellas habían apetecido
Futuro Perfecto
yo habré apetecido
tú habrás apetecido
Ud./él/ella habrá apetecido
nosotros, -as habremos apetecido
vosotros, -as habréis apetecido
Uds./ellos/ellas habrán apetecido
Pretérito Perfecto
yo he apetecido
tú has apetecido
Ud./él/ella ha apetecido
nosotros, -as hemos apetecido
vosotros, -as habéis apetecido
Uds./ellos/ellas han apetecido
Condicional Anterior
yo habría apetecido
tú habrías apetecido
Ud./él/ella habría apetecido
nosotros, -as habríamos apetecido
vosotros, -as habríais apetecido
Uds./ellos/ellas habrían apetecido
Pretérito Anterior
yo hube apetecido
tú hubiste apetecido
Ud./él/ella hubo apetecido
nosotros, -as hubimos apetecido
vosotros, -as hubísteis apetecido
Uds./ellos/ellas hubieron apetecido
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya apetecido
tú hayas apetecido
Ud./él/ella haya apetecido
nosotros, -as hayamos apetecido
vosotros, -as hayáis apetecido
Uds./ellos/ellas hayan apetecido
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera apetecido
tú hubieras apetecido
Ud./él/ella hubiera apetecido
nosotros, -as hubiéramos apetecido
vosotros, -as hubierais apetecido
Uds./ellos/ellas hubieran apetecido
Presente Continuo
yo estoy apeteciendo
tú estás apeteciendo
Ud./él/ella está apeteciendo
nosotros, -as estamos apeteciendo
vosotros, -as estáis apeteciendo
Uds./ellos/ellas están apeteciendo
Pretérito Continuo
yo estuve apeteciendo
tú estuviste apeteciendo
Ud./él/ella estuvo apeteciendo
nosotros, -as estuvimos apeteciendo
vosotros, -as estuvisteis apeteciendo
Uds./ellos/ellas estuvieron apeteciendo
Imperfecto Continuo
yo estaba apeteciendo
tú estabas apeteciendo
Ud./él/ella estaba apeteciendo
nosotros, -as estábamos apeteciendo
vosotros, -as estabais apeteciendo
Uds./ellos/ellas estaban apeteciendo
Futuro Continuo
yo estaré apeteciendo
tú estarás apeteciendo
Ud./él/ella estará apeteciendo
nosotros, -as estaremos apeteciendo
vosotros, -as estaréis apeteciendo
Uds./ellos/ellas estarán apeteciendo
Condicional Continuo
yo estaría apeteciendo
tú estarías apeteciendo
Ud./él/ella estaría apeteciendo
nosotros, -as estaríamos apeteciendo
vosotros, -as estaríais apeteciendo
Uds./ellos/ellas estarían apeteciendo
Sinónimos

apetecer

transitivo
1 desear*, querer*, ambicionar*, hacerse la boca agua, despertar el apetito.
Hacerse la boca agua y despertar el apetito se refieren a las ganas de comer.
2 pedir.
Traducciones

apetecer

fancy, to feel like, feel, like

apetecer

לחבב, לרצות

apetecer

gradire, piacere

apetecer

mít chuť

apetecer

kunne tænke sig

apetecer

tykätä

apetecer

željeti

apetecer

・・・が気に入る

apetecer

공상하다

apetecer

желать

apetecer

tycka om

apetecer

ปรารถนา

apetecer

hoşlanmak

apetecer

thích

apetecer

想象

apetecer

A. VT
1. (= desear) → to crave, long for
2. (= atraer) me apetece un heladoI feel like o I fancy an ice cream
¿te apetece?how about it?, would you like to?
B. VI la idea no apetecethe idea has no appeal o is not very attractive
un vaso de jerez siempre apetecea glass of sherry is always welcome
Ejemplos ?
Porque habiendo criado a los demás animales, a unos solitarios, agrestes y en cierto modo solivagos, esto es, que apetecen y gustan más de la soledad y de vivir solos, como son las águilas, milanos, leones, lobos y todos los demás que son de esta especie; a otros los hizo aficionados a la sociedad y a vivir congregados para habitar juntos en bandadas y en rebaños, como son las palomas, estorninos, ciervos, gamos y otros semejantes; con todo, no propagó y multiplicó estos dos géneros principiando por uno, sino mandó que fuesen muchos juntos.
Y cuando ha de navegar, no se inquietan las riberas con estruendo ni acompañamiento, no le cerca la turba de hombres, para cuyo sustento sea necesario desear la fertilidad de las provincias transmarinas. El alimentar a pocos estómagos, que no apetecen otra cosa más que el sustento natural, es cosa fácil.
"Ya la sombra del bosque entrelazado los animales mismos apetecen; bajo el césped que tapiza el prado, los pintados lagartos se guarecen.
De donde ha resultado que, no obstante el haber tantas y tan dilatadas gentes y naciones esparcidas por todo el orbe; con diferentes leyes y costumbres, con diversidad de idiomas, armas y trajes, con todo no haya habido más que dos clases de sociedades, a quienes, conforme a nuestras santas Escrituras, con justa causa podemos llamar dos ciudades: la una, de los hombres que desean vivir según la carne, y la otra, de los que desean vivir según el espíritu, cada una en su paz respectiva, y que cuando consiguen lo que apetecen viven en peculiar paz.
De la esencia, de la ciencia y del amor de ambos El mismo ser, en virtud de cierto impulso natural, es tan suave y gustoso, que no por otra causa, aun los que son miserables y extremadamente indigentes no apetecen morir, y advirtiendo que son miserables, no quiren que los Iibren de la miseria.
No lucieras en verdad Con rayo tan poderoso, Sino que, como Vestal Que ni ríe ni se alegra, Cubrieras con ropa negra Tu figura angelical. Son críticos los instantes Y más que tu luz que asombra Apetecen dos amantes Soledad, misterio y sombra.
Resuena desde Toledo su nombre por toda España; los nobles le tienen saña, los bravos le tienen miedo. Los golillas lo desdoran, los clérigos le aborrecen, los soldados le apetecen, y los villanos lo adoran.
La descripción que hizo de su vida miserable en el Palacio de Inglaterra, nos evidencia que prefería la tranquilidad doméstica y dulces halagos de las Musas al estrépito y confusión que otros apetecen.
Acosta dice «que cierto es menester mucho crédito para pasar ello:» y que «los españoles y más las españolas hechas á la tierra, se mueren por el negro chocolate; pero los que no se han criado con esta opinión, no le apetecen.» Más explícito es el italiano Benzoni, quien le califica de bebida más propia de cerdos que de hombres.
Asimismo temen pecar y ofender a la Majestad Divina; desean perseverar en la gracia, duélense de los pecados cometidos y se alegran de las buenas obras; pues para que teman el caer en la culpa les dice el Salvador: «Que crecerá tanto la iniquidad, que se entibiará la caridad de muchos»; y para que deseen perseverar, les dice: «El que perseverase hasta el fin, se salvara.» Para que se duelan de los pecados, les advierte San Juan: «Si dijésemos que no tenemos pecado, nosotros mismos nos alucinamos y engañamos, y no hay verdad en nosotros.» Para que se llenen de gozo por las buenas obras, les certifica San Pablo: «Que ama Dios al que da lo que da con alegría y de buena voluntad»; y asimismo, según son débiles o fuertes, temen o apetecen las tentaciones...
Diría yo que a éstos de quien se han apoderado los deseos como llagas, teniendo por deleite el trabajo y fatiga, sucede lo que a algunas heridas que apetecen las manos de quien han de recibir daño, y lo que a la sarna del cuerpo, que se deleita con lo que la hace más penosa.
¿De qué sirven en Buenos Aires tantos infelices emigrados entregados al ocio y la mendicidad, que se unirán a sus 500 paisanos al punto que sirvan el prospecto? Hasta los oficiales apetecen ir de soldados.