Ejemplos ?
tú lo verás, y cuando hayas descansado de los bailes, cuando las vigilias intranquilas pasen y el rum rum de las ronda y el cascabeleo de las comparsas se apaguen en tus oídos, volverás a llamarme y entonces ajustaremos cuentas...
seguiré volando con nuevos vuelos que no se engañen de amores tras los senderos y resembrando mis alas con panoramas insólitos voy a renacer en albas donde se apaguen luceros.
Infinito seré... sin que apaguen las llamas que agigantan mis inciensos... sin que puedan derruir los gritos de sus máscaras informes —espantajos— mi cosecha de alas.
y nada Tres polluelos comelones, pronto se verán pollones; cuando se vuelvan gallitos, se sabrá por sus cantitos Huelga en la cocina Las tazas y cacerolas Deciden holgazanear: -Huelga, huelga en la cocina; Hoy no se va a cocinar. ¡Carambas y carambolas La fiesta va a comenzar! Apaguen las fumarolas.
Con la ayuda del negro llevaba lentamente su pesado cajón hacia la costa, mientras los parroquianos de la taberna le observaban con sentimiento supersticioso, creyendo que iba a embarcarse en su mismo cajón y desaparecer con él. Le siguieron a corta distancia con una linterna. -¡Apaguen esa luz! -gritó una voz ronca desde la costa-.
—Ahí viene un hombre... Entró recién... apaguen. Enrique lo miró atónito y maquinalmente apagó la linterna; yo, espantado, recogí la barra de hierro que no recuerdo quién había abandonado junto al escritorio.
Libro en fin, señores, que, cuando los cielos se replieguen sobre sí mismos como un abanico gigantesco, y cuando la tierra padezca desmayos, y el sol recoja su luz y se apaguen las estrellas, permanecerá él solo con Dios, porque es su eterna palabra resonando eternamente en las alturas.
— ¡Cómo pueden ser así! -decía-. ¡Morir para que esos feos pajarracos apaguen la sed! ¡Qué necias son! Y para huir de las sedientas, estrechó sus moléculas y se fue a fondo.
Nosotros, los cada vez más ágiles, los usurpadores del destino, corremos hoy sobre las aguas, cortándolas al doble tajar de nuestras hélices, porque supimos aprisionar el fuego, y el fuego, como nos anunció Esquilo, es el maestro que nos lo ha enseñado todo, ¡todo!, hasta fabricar lo álgido y helar el aire. ¿Qué importa que se apaguen los astros, si se encienden otros en nuestros cerebros?
Con presura salté entre las llamas e iba a salir del círculo incendiario, cuando el Rey de los Vampiros dijo ¾Apaguen el fuego; ya ha de estar achicharrado.
15 metros de largo, 2 pisos (Lo máximo permitido por la Unión Europea). Destaca el gran dormitorio con una única cama de 6x2 metros (con cámaras infrarrojas para cuando se apaguen las luces).
La roca tiene un agujero de unos 2 metros de alto por 1 de ancho, que al faltarle una parte de su techo, hace las veces de chimenea que lo convierte en un lugar muy apropiado para depositar cirios y velas sin peligro de que se apaguen.