antigualla

(redireccionado de antiguallas)
También se encuentra en: Sinónimos.

antigualla

s. f. Obra, objeto o costumbre muy antigua o pasada de moda conservó algunas antiguallas de las que decoraban la casa de los abuelos.

antigualla

 
f. Obra u objeto de antigüedad remota.
Relación de sucesos muy antiguos.
Uso, estilo antiguo.
desp.Mueble, adorno, etc., que ya no está de moda.
Sinónimos

antigualla

sustantivo femenino
(desp.)antigüedad.

antigualla:

reliquiavestigio, estafermo, fósil, anacronismo,
Traducciones

antigualla

Schmöker

antigualla

anticaglia

antigualla

SF (= objeto) → old thing, relic; (= cuento) → old story; (= individuo) → has-been
antiguallasold junk sing
Ejemplos ?
Ahora, bajo el imperio de la crinolina y otros postizos, cuando la hija habla tú por tú a los que la dieron el ser, una madre tiene que hilar muy delgado, y a nadie se asusta con antiguallas.
Hizo correr la voz de que había muerto, se casó católicamente con el judío converso, y cambiando, o mejor dicho traduciendo su nombre, se vino a vivir con él a los Estados Unidos. Isidoro se trajo todo el dinero que tenía y no pequeña parte de los preciosos chirimbolos, joyas y antiguallas de su bazar.
a he referido en otra ocasión que aquella bendita anciana que para unos muchachos era mi tía Catita, y para otros mi abuela la tuerta, acostumbraba en la noche de luna congregar cerca de sí a todos los chicos y chicas del vecindario, embelesándolos, ya con una historieta de brujas o ánimas en pena, o ya con cuentos sobre antiguallas limeñas.
Esta pieza melodramática pertenece a un nuevo género de poesía que no fue del tiempo de Horacio, ni de Terencio, ni de Plauto, ni mucho menos de Menandro, y todos aquellos clásicos antiguallas, que no sabían hacer más que piezas muy arregladas a razón, con muchas reglas, como si fueran precisas para hacer comedias, siendo así que éstas se hacen solas y sin gana, que no tenían genio para emanciparse de su esclavitud; ésta es la poesía romántica, objeto de una gran disputa que hay en el día en el Parnaso, sobre si han de entrar en él o han de quedarse a la puerta estas señoras piezas desarregladas dichas del romanticismo.
No obstante, para nuestro pesar, muchos de esos escritos se destruyeron por obra de polillas y humedades; otros han desaparecido, ante mi asombro, de las gavetas de mis antiguallas personales y sólo han quedado los que hoy forman este libro que agrupa mis incipientes ensayos de maestro de banquillo.
Simón, que en antiguallas no repara, y su imaginación tiene un reposo, a otros objetos dedicarse ansiara, propios de un hombre material y ocioso.
Más dichosos, quizás, más unidos seguramente que cuando eran jóvenes, los esposos, fundidos en la única aspiración egoística de conservarse todo lo posible, no solían discutir, sino en el punto de las antiguallas.
Vino la patria, y con ella un empresario patriota y mezquino, que empezó por no dar una peseta para el refresco del Protector San Martín, y que negó a los criados de éste los despojos del primer toro. «¡Fuera antiguallas y a romper con el pasado!» Tal era la consigna del roñoso empresario de Acho.
En tal ocasión fue cuando los tertulianos, cansados de revolverle al señor de Boina armarios y alacenas para sacar a luz estrambóticas antiguallas; de hacer rabiar a Verónica en la cocina robándole los postres o escondiéndole el vino; de atarle al gato latas en el rabo y de volver los cuadros cara a la pared, idearon cierta infantil travesura, más propia de chicos del Instituto que de hombres barbados; y fue meter una rata enorme de las que en Marineda se llaman «lirios», en una cajita de madera, que, sellada y precintada, hicieron entregar por un mozo, diciendo que era un encarguito venido por la diligencia compostelana.
Los edificios señalados que en el pueblo hubiese, y los rastros de edificios antiguos, espitafios y letrellos y antiguallas de que hubiese noticia.
más allá de los burdeles selenitas de antiguallas agiotistas derrumbadas piedras individualistas sin más pistas que sus ismos y sus sismos istas...
Las mudas soledades egoístas agachan sus vergüenzas excitadas y sus caretas se rompen en la iglesia donde ruedan las poses de antiguallas decantadas.