Ejemplos ?
Artículo 100.- El derecho de propiedad no perjudicará el derecho eminente del Estado. Tampoco podrá anteponerse a los derechos que tengan las instituciones para obras de carácter nacional.
La prudencia, con la que siempre se escuda, y con la que intentarán defenderlo sus amigos, tiene límites que no deben anteponerse a los del deber militar, a los de la dignidad de hombre y mucho menos a los del honor nacional ultrajado.
He aquí: tenemos ya -en buena hora se cuente- a Avendaño hecho mozo del mesón, con nombre de Tomás Pedro, que así dijo que se llamaba, y a Carriazo, con el de Lope Asturiano, hecho aguador: transformaciones dignas de anteponerse a las del narigudo poeta.
Ni quiero que estas mis razones se tomen en tal sentido que se entienda que yo quiero espantar de hacer versos a aquellos a quienes la naturaleza les negó el talento oratorio, si es que con este estudio pueden pasar con gusto el tiempo ocioso y conseguir algún nombre y fama; porque yo tengo por cosa sagrada y venerable a toda la elocuencia y a todas sus partes; y no solamente creo que deben anteponerse a los estudios de las demás artes o vuestro coturno o los nobles acentos del poema heroico, sino también la gracia de los versos líricos, los amores de los elegiacos, la acritud de los yambos, las agudezas de los epigramas y cualquiera otra especie que tenga la elocuencia.
320 Le perjudicó a ella ciertamente, la cual de anteponerse a Diana tuvo el valor y la belleza de la diosa incriminó, mas en ella una ira movida fue y: “Con nuestros hechos”, dice, “le agradaremos”, y sin demora curvó el cuerno y desde le nervio una saeta impulsó y, de ello merecedora, le atravesó con su caña la lengua.
El enemigo estaba casi a las puertas, y nada podía anteponerse a la guerra; pero, incluso si se aplazaba el ataque, no sería honorable por parte de los plebeyos negarse a tomar las armas para luchar por su país hasta ser recompensados por hacerlo, ni sería decoroso para el Senado que se dijese que había tomado ciertas medidas por miedo en vez de movido por su buena voluntad para con sus angustiados conciudadanos.
Aunque hay libertad relativa en cuanto al orden de las palabras, el orden común de la oración es sujeto, objeto, verbo, pero las circunstancias temporales tienden a anteponerse al sujeto, el objeto directo tiende a ir entre el sujeto y el verbo y las circunstancias espaciales se posponen al verbo.
Cuando Homer empieza a hacer largas horas en la oficina por costumbre y se distancia de su familia, unas vacaciones con Marge y los niños le hacen darse cuenta de que la familia debe anteponerse siempre al trabajo.
Aunque la subordinada suele anteponerse, de ahí el nombre de Aprótasis, también puede ir detrás de la principal (Te invito si vienes).
Juntos conforman una frase nominal que tiene su núcleo en la palabra final. Pueden anteponerse modificadores indefinidamente. La flexión nominal admite sufijos posesivos específicos de cada persona gramatical, seguidos típicamente de un sufijo de plural opcional como - kuna; sin embargo, el orden se invierte en el quichua santiagueño.
En todos los casos, debe anteponerse el signo igual (=) a todos estos tipos de cálculos para que la plantilla “reconozca” a ese dato como una operación aritmética o función sobre determinado dato o grupo de datos.
El único determinante que puede anteponerse al artículo en español es todo-a-s: "Todo el libro"; a este tipo de determinante se le llama predeterminante.