anglo...

Traducciones

anglo...

PREFanglo...
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Por esto, después de Obligado tentado estuve de mandarle la espada con que contribuí a fundar la independencia americana por aquel acto de entereza en que con cuatro cañones hizo conocer a la escuadra anglo francesa que, pocos o muchos, sin contar sus elementos, los argentinos saben siempre defender su independencia”.
Una vez abandonado el disfraz legitimista se hizo evidente que la justificación teórica de aquella empresa sólo podía encontrarse en el pensamiento revolucionario francés y anglo-norteamericano -plasmado en toda una serie de principios y modelos constitucionales.
Se agita la urbe, se alza la Metrópoli reina, viste el regio manto, se calza de oro, tiarada de azur yergue la testa imperiosa de Basilea del Sur; es la fecunda, la copiosa, la bizarra, grande entre grandes; la que el gran Cristo de los Andes bendice, y saluda de lejos entre los vívidos reflejos del luminar que la corona, la Libertad anglo-sajona.
Para ir hacia lo venidero, para hacer, si no el paraíso, la casa feliz del obrero en la plenitud ciudadana, vínculo íntimo eslabona e ímpetu exterior hermana a la raza anglo-sajona con la latino-americana.
Baste decirles a ustedes, pueblo de Machalí, que la compañía minera de Chile Sociedad Química y Minera de Chile, producto del fracaso de la Anglo-Lautaro, empresa que ha explotado Pedro de Valdivia y María Elena, y frente al fracaso de Victoria, ha perdido el año antepasado 7 millones de dólares y el año pasado 11 millones de dólares.
Por su parte el pueblo italiano debe darse cuenta por ello, que solo hay una forma de defender sus conquistas de ayer, hoy y mañana: rechazar la invasión esclavista de las plutocracias anglo-americanas, la cual, por mil claros signos, quiere rendir aún más mezquina y mísera la vida de los italianos.
Había sobre tu mesa de trabajo un vaso de antigua mayólica lleno de orquídeas monstruosas; un ejemplar de Tíbulo manoseado por seis generaciones, y que guardaba entre sus páginas amarillentas la traducción que has estado haciendo; el último libro de no sé qué poeta inglés; tu despacho de General, enviado por el Ministerio de Guerra; unas muestras de mineral de las minas de Río Moro, cuyo análisis te preocupaba; un pañuelo de batista perfumado que sin duda le habías arrebatado la noche anterior en el baile de Santamaría al más aristocrático de tus flirts; tu libro de cheques contra el Banco Anglo Americano, y presidía esa junta heteróclita el ídolo quichua que sacaste del fondo de un adoratorio, en tu última excursión, y una estatueta griega de mármol blanco.
También han salido torturados física y espiritualmente, desde otros antros de capitalismo extranjero, que han venido operando en el territorio nacional. El petróleo de Ancón de la Compañía ANGLO-ECUADORIAN, ha constituido el oro negro para carcomer y manchar la dignidad nacional.
Doquier que fuiste, el Hispano, el Anglo, el Francés, el Belga en ti prefirió a las patrias la rara beldad limeña: coral que perlas abrían era tu boca pequeña, y tu frente y tus mejillas rosas blancas y bermejas; tus ojos resplandecían cual las hermanas estrellas de Géminis luminoso, en luz y en beldad gemelas; tu cuello hermoso y flexible el ave envidiar pudiera en cuyo disfraz fue Jove furtivo esposo de Leda; no hay flor que al beso del aura.
El bretón aún no ataca; pero el pueblo arde en deseos de probar su brío, no espera se aproxime, al anglo campo las partidas se van, y con mil tiros, ya matan centinelas, ya aprisionan algunos trozos, que de su distrito se alejan a robar.
Absuélvanos el lector de este pecadillo venial, y ya que de navegación a vapor se trata, perdónesenos si nos vamos hasta el 51, para no olvidar el vapor Uruguay, de bandera nacional, que fue el primero que tuvimos en esa época y el primero también mercante, que surcó las aguas del Río de su nombre hasta Concepción, zahumando sus espirales los bosques frondosos de sus orillas. Por de contado que hacemos caso omiso de los de guerra anglo - franceses, venidos cuando la intervención.
Algunos mueren; mas su ardor no trepida, con tal tino sus pequeños ataques ejecutan, que el anglo de feroz tan presumido de su marcial destreza tan pagado, no se atreve a ofrecer su cuerpo al tiro, y o da la espalda, o tímido pelea de los cercos y casas guarecido.