Ejemplos ?
Por lo que respecta a la cabecera municipal, la composición del suelo, en las zonas con pendientes de hasta 5%, es vertisol pélico de textura fina, con una capa dúrica a menos de 0.50 metros de profundidad; esta composición abarca 65% de la superficie total y es fértil, permitiendo una agricultura variada y productiva, presentando dificultad en su manejo por dureza cuando secos y por ser pegajosos cuando húmedos, con problemas de anegación.
Finalmente, como consecuencia de la anegación de las depresiones, el mar cubrió y absorbió los cursos de agua dulce y con ello impidió una ocupación constante de la isla.
Fue salvada de la destrucción de esa ciudad y de la anegación de Beleriand por los siervos de Morgoth quienes la consideraban botín de guerra.
Además la zona quedó incomunicada con el resto de la provincia por anegación en las rutas provinciales 4 y 8 y unas 30 familias fueron evacuadas.
Tras el abandono del municipio para su posterior anegación, el territorio municipal de Argusino pasó a formar parte del ayuntamiento de Cibanal y este último, a su vez, se integró en el municipio de Villar del Buey.
No requiere irrigación constante, y soporta bien períodos breves de sequía así como temporadas muy húmedas, pero no resiste la anegación, ni las temperaturas muy altas, condiciones a las que está mejor adaptada la especie Pouteria macrophylla, en la que se ha intentado injertarlo infructuosamente.
Esta montaña fue llamada por los Hombres de Gondor Monte del Destino (Amon Amarth en élfico), cuando sus fuegos despertaron tras el retorno de Sauron, luego de la Anegación de Númenor.
El agua permanece sobre los sectores de menor altitud de la superficie protegida sólo pocos días, pero resulta un limitante para las especies de leñosas con raíces que no soportan anegación, por lo que las especies que viven en el bosque que bordea ese río están especialmente adaptadas.
Muchos antiguos asentamientos en el delta han sido abandonados como consecuencia de la falta de agua en el Indo y la anegación del mar Arábigo.
Viven en suelos locales: toleran cambios en la composición del suelo, su salinidad, la escasez de materia orgánica y nutrientes, la anegación, el alto drenaje, la profundidad de las napas de agua subterránea, etc., por lo que no requieren labores, fertilizantes o sustratos adicionales.
Tras la Guerra de la Cólera y la anegación de Beleriand, muchos de los enanos de Belegost, junto con los de Nogrod, se desplazaron hacia el Este uniéndose a los de Moria (Khazad-dûm) o a otros enclaves.
La Batalla de Dagorlad es la única batalla en la que Aiglos aparece específicamente, pero se presupone que Gil-Galad la tenía desde antes de la anegación de Beleriand.