andamio

(redireccionado de andamios)
También se encuentra en: Sinónimos.

andamio

1. s. m. CONSTRUCCIÓN Armazón que se coloca en las obras para trabajar en los lugares altos del edificio.
2. Tablado o armazón que se pone en sitios públicos para poder ver un espectáculo.
3. andamio colgado CONSTRUCCIÓN El que se sostiene con cabos o cables.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

andamio

 
m. Armazón de tablones para colocarse encima de él y trabajar en la construcción o reparación de edificios, pintar paredes, etc.
Tablado puesto en sitios públicos para ver desde él alguna fiesta, o con otro objeto.
Calzado (zapato).
andamio colgado El suspendido con cuerdas.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

andamio

(an'damjo)
sustantivo masculino
estructura resistente usada por los obreros en la construcción o mantenimiento de un edificio Los andamios permiten a los trabajadores alcanzar grandes alturas.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

andamio

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

andamio

steiger

andamio

Rusztowania

andamio

скеле

andamio

脚手架

andamio

腳手架

andamio

lešení

andamio

足場

andamio

SM (Constr) → scaffold
andamiosscaffolding sing
andamio óseoskeleton, bone structure
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Mientras recorría la Plaza, las damas, desde los balcones y azoteas, arrojaban flores sobre ellos; y el pueblo, que ocupaba andamios en el atrio de la Catedral y portales, victoreaba frenéticamente.
La niebla se ha disuelto, las beatas están sumidas en éxtasis, los noctámbulos duermen, los canillitas han repartido los diarios, los obreros trepan a los andamios.
En las barandas de los portales estaba lo más granado de la aristocracia limeña, así damas como caballeros, y el pueblo ocupaba andamios colocados bajo la arquería de los portales y gradas de la catedral.
Hallábase en una vasta galería, alumbrada por hachones de resina sujetos a las pilastras. Vio ídolos de oro colocados sobre andamios de plata y barras de este reluciente metal profusamente esparcidas por el suelo.
En los otros, que hermosean reposteros y damascos, los grandes, con sus señoras y los nobles cortesanos, ostentan soberbias galas, terciopelos y penachos; las damas y caballeros llenan los segundos altos, y de fiesta gran gentío los barandales y andamios, jardín do a impulso del viento ondean colores varios.
La escultura necesita primero del bruto tronco, que del formón y del escoplo: la pintura pide primero una tabla, o un lienzo, que el pincel y los colores; la arquitectura exige andamios, vigas, puertas y otra porción de partes, que dan los bosques, y están al cuidado de los labradores.
Si tenéis necesidad de mí para un golpe atrevido, llamad entonces a Tell y no faltará. (Se van en opuesta dirección. De repente suena un alboroto junto a los andamios.) EL CANTERO. ¿Qué pasa?
Fray Pablo, que asistía a la lidia desde uno de los andamios del portal de Botoneros, se puso a gritar desaforadamente: -¡Quítate de ahí, negro jovero, que no tienes vuelo!
Inspirábale tal pregunta la circunstancia de haber unos andamios en torno del templete y hallarse por tierra algunos fragmentos de su techumbre.
Al tañer solitario de traiciones que no olvidan sus sonares de tristezas fugitivas se refugia en los huecos percusivos del hastío: y con gritos sin color en el mural sinfónico de su noche vampirienta brotan en llantos pálidos ante el encuentro acosado de su espanto por saberse solamente borroneado papel pautado en la carne frugal que lo paría sin sangre: fetículo sin música… homúnculo del eco, violencia pusilánime de ser gemido loco sin guitarra… Y se desliza sobre andamios cursis de una orquesta rota, su lluvia deshecha de violines que se amortaja con harpas, que se calcina con cornos y que se oxida en las arias de un imposible dúo… ACTO TERCERO ¿A UNO…?
Por balcones y barandas, vallas, barreras y andamios, formando una riza nube, ondean pañuelos blancos; y «¡Viva!», el pueblo repite, y los caballeros «¡Bravo!», y «¡Qué galán!» las mujeres, haciendo lenguas las manos.
Llegó el caballero incógnito A los andamios reales, Y alzandose la visera Y con el rey encarándose Del infante don Favila Mostró el severo semblante.