andadas


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

andadas


volver a las andadas locución (col.)reincidir, recaer, repetir.
Traducciones

andadas

SFPL (Caza) → tracks; (= aventuras) → adventures (Chile, Méx) → walk sing, stroll sing
volver a las andadasto backslide, go back to one's old ways
Ejemplos ?
Como se había restablecido la calma, el reposo devolviola al principito; y pasado el miedo volvió a las andadas, y como se viese en el agua, exclamó: -Verdaderamente soy hermoso y no hay blancura como la de mi cara.
-Yo apostaría -dijo el hostelero- a que el capitán Rogerio no se lo hará decir dos veces. -¡Qué! si ayer le gané su última blanca, y además la gana de volver a las andadas. -¡Por la cruz de mi toledana!
Hubo un poco de resistencia, un poco de dificultades, pero fue necesario obedecer y la pobre pequeña se tragó dos lavativas, sin perjuicio de devolverlas después, lo cual, como puede imaginarse, no tardó en suceder. Felizmente llegó la hora de la cena, pues sin duda hubiera vuelto a las andadas.
El asistente levantaba los hombros, como quien dice: «¿Y a mí qué me cuenta usted?», sufría el castigo, y rebelde a toda enmienda volvía a las andadas.
Partido el vergantin tornamos a entrar en la tierra los mismos que primero con alguna gente mas : y costeamos la baya que aviamos hallado, y andadas quatro leguas, tomamos quatro indios, y mostramos le para ver si lo conoscian : porque hasta entonces no aviamos visto señal del.
Y tomando aquellos indios por guia, partimos de alli : y andadas diez o doze leguas hallamos otro pueblo de quinze casas, donde avia buen pedaço de maiz sembrado, que ya estava para cogerse : y tambien hallamos alguno que estava ya seco.
Ahora usted, si se cree ofendido, burlado, puede satisfacer su despecho, puede vengarse, volver a las andadas, a hacerme llorar otra vez riéndose y haciendo al público reírse de mi padre».
Convencida, al cabo, Valdetrudes de que el galán se negaba a volver a las andadas, resolvió emprender la conquista valiéndose de malas artes; pues, como dice el refrán, «a caballo que se empaca, darle estaca».
Parándose, de vez en cuando, para mudar caballos, para almorzar con las provisiones traídas de la estancia, para que resuellen los animales o para componer algún desperfecto en los aperos o en el coche, se va, se camina, se adelanta, dejando tras sí las leguas andadas, en interminable cinta, y después de diez horas largas, se llega a la estación anhelada, cansado, aburrido, pero con el alivio de pensar que si se ha necesitado todo el día para hacer cien kilómetros, en toda la noche, durmiendo, sin sentirlo, se harán los cuatrocientos que quedan, para llegar a la ciudad.
Cuando por casualidad rinden las tropas alguna fortaleza facciosa sin que puedan tomar el tole sus defensores, tiene que fusilar a los prisioneros, porque si no, por arte o por parte se escapan, y vuelta a las andadas.
Como tienen las piernas tan ligeras nuestros hombres, rara vez se dejan coger; pero cuando los cogen los fusilan sin remisión para que no vuelvan a las andadas.
-Esos fusilamientos también me parecen a mí atroces; pero no hay más remedio que pasar por ellos, porque si no se fusila a los prisioneros, como tienen los pies tan listos, se escapan y vuelta a las andadas.