alucinación

(redireccionado de alucinaciones)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con alucinaciones: delirio

alucinación

1. s. f. Cosa que se percibe como real siendo imaginaria. ilusión, visión
2. Acción de alucinar o alucinarse. asombro, pasmo

alucinación

 
f. Acción de alucinar o alucinarse.
Sensación subjetiva que no va precedida de impresión en los sentidos.
fig.Desvío de la imaginación.

alucinación

(aluθina'θjon)
sustantivo femenino
percepción de una imagen o estímulo exterior que no es real Las voces que oyes son alucinaciones.
Traducciones

alucinación

Halluzination

alucinación

hallucination

alucinación

затмение

alucinación

delusion, hallucination

alucinación

allucinazione

alucinación

hallucinatie

alucinación

alucinação

alucinación

هلوسة

alucinación

幻觉

alucinación

幻覺

alucinación

halucinace

alucinación

hallucination

alucinación

הזיה

alucinación

幻覚

alucinación

Hallucination

alucinación

SFhallucination

alucinación

f hallucination
Ejemplos ?
Y para conseguirlo ha debido resistir no sólo a su corazón, sino a sus tormentos morales; porque ese padre, de estómago y vista débiles, sufre desde hace un tiempo de alucinaciones.
Para evitar caer en semejantes alucinaciones, intentaba no dormir, manteniendo abiertos mis párpados con los dedos, y permanecía de pie apoyado en los muros luchando con todas mis fuerzas contra el sueño.
Entre sus alucinaciones más porfiadas, hubo un antropoide, apoyado en la alfombra sobre los dedos, que tenía fijos en ella los ojos.
En mí, la verdad de las cosas lúgubres, contenida, emborrachada día tras día, comenzó a vengarse, y ya no tuve más nervios retorcidos que echar por delante a las horribles alucinaciones que me asediaban.
Y hasta los nunca nacidos, las increadas visiones de entes jamás concebidos, sueños más que el aire vagos, gnomos, sílfides, endriagos, huríes, ángeles, genios trasgos, alucinaciones, y cuantos imaginarios seres de locos ingenios y exaltados visionarios fueron obra o invención; quiméricas creaciones de todas las religiones; de todas las fantasías que han abortado en la tierra todas las mitologías, todas las supersticiones, los delirios y ficciones que del mundo entero encierra la historia y la tradición.
Ella resistió, con un entusiasmo y una fe rayanos en el espanto, y el desastre se verificó. Después de quince días de fiebre, letar­go y alucinaciones horribles, Lucila abandona­ba la vida.
«Con éxitos tan inesperados, me creo autorizado a decir cuán grande sería la República Francesa si se le consintiese defender sus intereses reales y reformar sus instituciones, en vez de verse constantemente perturbada, de un lado, por los demagogos y, de otro lado, por las alucinaciones monárquicas.
Miguel de Santiago, atacado desde el día de su crimen artístico de frecuentes alucinaciones cerebrales, falleció en noviembre de 1673, y su sepulcro está al pie del altar de San Miguel en la capilla del Sagrario.
Cada día aparecía un cadáver crispado y aquel pueblo tomó el aspecto de una ciudad muerta. Los viejos callaban siempre, no se amaban los jóvenes, los niños no reían y las mujeres eran víctimas de alucinaciones.
Y sus plegarias chorrea un meloso prosaísmo que sublevaría, no digo a los dioses, sino a cualquier mortal de buen gusto; no han conservado la pureza primitiva de su credo, y pretenden refrescarlo con alucinaciones de semiimbéciles como la Alacoque; no recuerdan que los preceptos del Fundador se reducen a uno: amar, y envenenados de política, de codicia y de ambición, o sea de odio, practican una beneficencia que es la caricatura siniestra de la caridad.
Las Matemáticas, las Ciencias Naturales y la Industria nada envidian a los siglos pasados: sólo la Literatura y el Arte claman por que venga un soplo del antiguo mundo helénico a perfumar de ambrosía el Universo, a desvanecer las místicas alucinaciones del fanatismo católico y a rehabilitar la materia injustamente vilipendiada por las hipocresías del tartufo.
Se preguntó seriamente si la locura no hacía danzar ante él sus alucinaciones; pero no tuvo más remedio que reconocer que no estaba ni dormido ni loco.