altanero

(redireccionado de altaneras)
También se encuentra en: Sinónimos.

altanero, a

1. adj. Que se comporta con altivez o soberbia su actitud altanera le hace antipático. engreído humilde
2. CAZA, ZOOLOGÍA Se refiere al ave de rapiña que vuela muy alto.

altanero, -ra

 
adj. Aplíc. al halcón y otras aves de rapiña de alto vuelo.
fig.Altivo, soberbio.

altanero, -ra

(altaˈneɾo, -ɾa)
abreviación
1. persona que se siente superior a los demás y los desprecia Desde que lo ascendieron se volvió muy altanero y no saluda a nadie.
2. característica que es propia de estas personas gestos altaneros
Traducciones

altanero

ylimielinen

altanero

오만

altanero

ADJ
1. (= altivo) → haughty, arrogant
2. [ave] → high-flying
Ejemplos ?
24 En la esbelta cornisa de los árboles mi nuevo corazón se posa y ufano de las hojas pasajeras se sacude de ramas pajareras. Cansado de sus cantos a los mármoles; hastiado de cantar reposa y burlando las sangres altaneras despide sus fugaces primaveras.
Prismáticas molicies, ostentosas y gigantescas moles, intentos piramidales que se rematan con lujosas quintas colgantes, enmarcan con sus aceros y sus cristales, con sus cementos y sus ladrillos forrados de brillos para el aire, la frigidez de su silueta; individualidades fálicas que se yerguen altaneras entre la colectividad matriarca y que perfilan, como grotescas venas egoístas, a las avenidas que se alargan envidiosas; que se cruzan y entrecruzan agresivas; que se enroscan ardidas de su condena reptil, para enmarañarse en incansable agitación perpetua de automóviles, camiones, motocicletas.
V Ese corazón fogata que lo desvela entre dunas altaneras de la pena transita su acrobacia de planeta en los trayectos efímeros de sus lucideces...
y, si a tu ardiente anhelo lo consintiera Dios, la dulce calma ya dejando y los júbilos del cielo, al cuerpo que animó volviera tu alma: y, habitando de nuevo nuestro suelo, lograrás otra vez la triunfal palma, y a las hispanas huestes altaneras ¡rompieras, dispersaras, deshicieras!
No hay f aentes, ni palacios, ni verjeles, ni cantan en amena soledad, saltando entro jacintos y claveles, aves que gozan con alegre afán. Hay algunas estériles palmeras nacidas al azar aquí y allí, y águilas surcan libres y altaneras el hueco de la atmósfera sutil.
Ellos, burlando de ajena envidia y del protervo tiempo la furia y el poder, serán eternos de libertad y de victoria heraldos, que con eco profundo, a la postrema edad dirán del mundo: «Nosotros vimos de Junín el campo, vimos que al desplegarse del Perú y de Colombia las banderas, se turban las legiones altaneras, huye el fiero español despavorido, o pide paz rendido.
Y en vano, en vano a la vencida flota otras se juntan naves altaneras: ya tardan: lleguen; porque llegan sólo a ser de la derrota, a ser de la ignominia compañeras.
Sobre altaneras coronadas frentes ante quienes humillan los hinojos de Europa sierva las cobardes gentes, agota los flamígeros manojos de tus trémulos rayos impacientes.
Los ojos le chispeaban, las palabras salían de su boca, sonantes, cortantes y chocantes, irónicas, altaneras, injuriosas, por el tono más que por sí misma, y don Cipriano comprendió que su amigo Benjamín estaba «algo divertido».
Pregunta por qué en playas extranjeras mendigan una patria y un hogar, por qué doblan sus frentes altaneras la hiel de tus destinos al libar!
del piélago del mundo las ondas altaneras batieron tu existir, y al choque de su saña con golpe furibundo cortaron de tus días el bello porvenir.
Desde entonces con ninguno habló más Silencioso y pensativo se le veía pasar por las calles y en las pocas veces que algo murmuraba, tan sólo era para escuchársele palabras altaneras y profecías descabelladas.