almo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con almo: alamo

almo, a

(Del lat. almus < alere, alimentar.)
1. adj. literario Que alimenta, cría o vivifica la esperanza alma de nuestra ilusión.
2. literario Que es excelente, benéfico o venerable nació en el almo ducado de Cardona.

almo, -ma

 
adj. poét.Criador, alimentador, vivificador.
poét.Excelente, benéfico, santo.
Sinónimos

almo

, alma
Traducciones

almo

almo

almo

ADJ (poét) (= vivificador) → nourishing; (= digno de veneración) → sacred, venerable
Ejemplos ?
Si la vida execrar tal vez es crimen en el hijo orgulloso de los Andes, que de Dios la sonrisa en su almo cielo contempla derramándose radiante.
Esto que piensa, en mí (sea cual sea: almo soplo divino que ingrávido los orbes señorea, o átomo miserable que, sin tino, en ciego torbellino, del mundo, con los átomos guerrea), ello es que existe y siente; y, obra de Dios o aborto de sí mismo, siempre ha de hallar presente, oh eternidad, tu inevitable abismo.
CAPITULO XI De los sobrenombres de Júpiter que se refieren no a muchos dioses, sino a uno mismo Llámanle vencedor, invicto, auxiliador, impulsador, estator, cien pies, Supinal, Tigilio, Almo, Rumino y de otras maneras que sería largo el referirlas.
Cuando hubieron llegado al campo, descendieron del carro al almo suelo y se encaminaron al espacio que mediaba entre los troyanos y los aqueos.
por detrás de los montes enviscados el almo sol en el sereno cielo de azul, púrpura y oro arrebolado, se alza con majestad: brilla su frente.
Que del festín en vasos cristalinos, coronados de flor los borcellares, con fondo de rubí brillen, los vinos que de Shivaz producen los lagares; que resuenen en anchas galerías las notas fugitivas de almo coro, derramando raudales de armonías, como perlas cayendo en planchas de oro.
Cuando aquellos hubieron llegado a la tienda del Nelida, descendieron del carro al almo suelo, y Eurimedonte, servidor del anciano, desunció los corceles.
Alegróse Diomedes, valiente en el combate; y clavando la pica en el almo suelo, respondió con cariñosas palabras al pastor de los hombres: —Pues eres mi antiguo huésped paterno, porque el divino Eneo hospedó en su palacio al eximio Belerofonte, le tuvo consigo veinte días y ambos se obsequiaron con magníficos presentes de hospitalidad.
¡Tu carro lanza veloz por la celeste esfera, y vida, fuerza y juventud lozana vierta en el mundo tu inmortal carrera! vuela, y muestra glorioso al universo el almo Dios, que en tu fulgor velado, sin principio ni fin...
¡Oh, sacras almas!, ¡sobrehumanos héroes!, la gloria recogió vuestros suspiros en su seno inmortal: en su almo templo colocó vuestro nombre; allí esculpido durará para honor de España toda; la capital a sus futuros hijos lo enseñará exaltada, y vuestros hechos servirán a más glorias de incentivo.
Mas, envidia y calumnia de unos hombres en el seno encarnadas: ¿tan vulgares son ingenio y belleza en tu almo sexo, que tu pecho en rasgar tanto se placen?
talia mía, aunque el hablar sea vano a las llagas mortales que veo en tu bello cuerpo dolorido, quiero al menos que sean mis quejas tales cual pide Arno toscano, y Tibre y Po, donde hoy lloroso anido, Señor cortés, te pido que la piedad que te condujo a tierra te vuelva aquí a tu amado y almo suelo; verás, Rector del cielo, por qué liviana causa hay cruda guerra.