alfalfar

alfalfar

s. m. Tierra sembrada de alfalfa.
NOTA: También se escribe: alfalfal

alfalfar

 
m. Alfalfal.
Traducciones

alfalfar

SMlucerne field
Ejemplos ?
Son descubiertos por un peón del alfalfar, quien los entrega a las autoridades. Cayetano Godino declaró que había encontrado atado al niño y lo estaba rescatando cuando fueron descubiertos.
Por la flora puede referirse el tipo de prado al nombre de las plantas dominantes; así se habla de alfalfar, cervunal, prado de ballico, trébol, etc.
Lo lleva hasta un alfalfar a pocas cuadras en donde le ata los pies y procede a ahorcarlo con un trozo de la cuerda que usa para atarse los pantalones.
En la cría de sangre pura de carrera, el partido de Rojas se destaca por el haras El Alfalfar conducido por Alfredo Camogli e hijos, cuna de grandes caballos como Seaborg, Montubio, Ritón, Compatible, Quebramar, La Tosquera, Compasivo Cat, Tristeza Cat,Todo Tango Key,ganadores de grandes clásico (G1).
Chachapoyas Caclic Vitaliano El Tapial Rondon Pollapampa Bocanegra Leticia El Cruce Achamaqui Pucacruz El Molino Villa Paris Santa Isabel Osmal El Atajo Santa Cruz Maripata Membrillo Taquipampa Opelel Taquia El Franco Puente Utcubamba Hidalgo San Antonio Mitopampa Sacra Huayco Silva Urco San Isidro El Alfalfar Jupia Penca Pampa Lucmauro 2015-2018 Alcalde: Diógenes Humberto Zavaleta Tenorio, Movimiento Sentimiento Amazonense Regional.
Guiado por Landa, Miller atravesó el desierto que mediaba entre el pueblo de Buena Vista y Mirave (15 leguas) en tan solo 18 horas llegando a media noche al punto ocupado por los realistas aunque sin saber que en ese lugar tenían establecido su campamento, una avanzada realista que se encontraba pastando la caballada en un alfalfar descubrió a las tropas independentistas y dio la alarma al coronel de la Hera.
Poco a poco, el temor de comprometer por su ignorancia de las cosas del campo -que ya empezaba, a pesar suyo, a confesarse- los intereses de la estancia, venció su amor propio de dueño; y cuando, al pasar cerca de un pequeño alfalfar, donde se destetaban, sin sufrir, unos terneros, preguntó a don Lisandro por qué no los echaba más bien al campo, éste le contestó: -Si gusta, patrón; usted es dueño -ya se le fingió enfadado.
Depositados éstos en un cuarto de la posada, fueron las mulas a forrajear en un alfalfar situado a dos cuadras de distancia, y los conductores se echaron a pasear.
Nos dividimos, y mientras uno se dirigía a la izquierda, donde florecía el cantaloup, dos nos inclinamos a la derecha, ocultando el furtivo paso por entre el alfalfar en flor.
Pasada la zanja, se extendía un alfalfar de media cuadra de ancho, pintorescamente manchado por dos o tres pequeñas parvas de pasto seco.