alférez de navío

Traducciones

alférez de navío

lieutenant
Ejemplos ?
Entre los heridos están el teniente de navío don Antonio López Cerón y alférez de navío don Angel Carrasco, y faltan el capitán de Infantería de Marina don Higínio Rodríguez, al que creo mató un proyectil, el alférez de navío don Francisco Linares, el segundo médico don Julio Díaz del Río, el maquinista mayor de primera clase don Juan Montero y el de segunda don José Melgares, cuyo cadáver salió a la playa.
-Teniente de fragata, Baltasar Mexía de la Cerda. -Teniente de fragata, José Ezquerra Guirior. -Alférez de navío, Luis Aradeas. (Hay un sello de lacre con las armas portuguesas)
El destructor José Luis Díez no participó en la batalla porque su comandante, el alférez de navío Moya, alegó una avería y se dirigió al puerto francés de Burdeos.
El 8 de agosto de 1912, el alférez de navío Atilio Frigerio realiza en Aviano, Italia, su primer vuelo solo y obtiene el brevet de piloto Nº 154 adjudicado por la Federación Aérea Internacional, convirtiéndose en el primer aviador militar uruguayo de la historia e integrando el reducido núcleo de pioneros de la aviación mundial.
El 2 de febrero de 1812 zarpó de Cumaná una expedición de 32 cañoneras mandadas por el alférez de navío Felipe Estevez, secundado por Juan Bautista Bideu.
El día 25 de junio, después de acusar recibo de los encargos realizados por la Junta de Sevilla, parte del puerto de Cádiz a bordo de la goleta Nuestra Señora del Carmen al mando del alférez de navío Eugenio Cortés.
La escala de grados se divide en tres grupos diferenciados: Cuerpo General de la Armada y otros cuerpos de la Armada: Oficial: Guardiamarina - Cadete: Alférez de Navío - Teniente...
Los defensores contaban con dos cañones facilitados por Antonio Gago, de Marín, y tres provenientes de Redondela. Al mando de la defensa del paso estuvo el alférez de navío Juan O'Dogherty Browne.
Por su eficacia en todo lo que se le encomendaba se le concede el primer mando de buque, el del cañonero Leopoldino, por Real Orden de 16 de noviembre de 1835 y ya con el rango de alférez de navío.
A los 20, ya alférez de Navío, combatió, fue herido y alabado en la batalla de Punta Malpelo contra la invasión peruana del mariscal José de La Mar.
Tras conseguir en 1814, por medio de una estratagema, la liberación de las plazas de Lérida, Mequinenza y Monzón por los españoles, recibió un voto de gracias de las Cortes y el reconocimiento de la Regencia del Reino, que le ascendió a alférez de navío y le nombró capitán de Caballería.
Con el general Francisco de Miranda sirve a la República como alférez de Navío, tomando parte en acciones en Puerto Cabello y en el combate de Sorondo, en Guayana en 1812; y a la caída de la Primera República, se refugió en Trinidad.