Ejemplos ?
De la promesa de la eterna bienaventuranza de los santos y de los eternos tormentos de los impíos Omitiendo otras muchas razones concernientes a esta materia, así como en la actualidad vemos verificado en Cristo lo que prometió a Abraham, diciendo: «En tu semilla y descendencia serán benditas todas las naciones», así también cumplirá lo que prometió a esta su estirpe, diciendo por el Profeta: «Resucitarán los que estaban en las sepulturas»; y lo anunciado por Isaías, cuando dice: «Que habrá nuevo cielo y nueva tierra, y no se acordarán de lo pasado, ni les vendrá va más al pensamiento: antes sí, hallarán en la novedad alegría v contento, porque yo haré a Jerusalén alegría, y a mi pueblo contento; me regocijaré en Jerusalén, me alegraré en mi pueblo...
Con todo, no me arredro, y mucho me alegraré que lo supiera en esos mismos momentos, porque nos sonrió la esperanza de que, acatando la voluntad de la corporación, volviese sobre sus pasos y se resolviese a combatir, o por lo menos viese que nosotros no nos hacíamos ciegamente cómplices de una infamia que el país debe castigar inexorablemente.
l señor Paco el Caracoles abrió la carta que acababa de llevarle el cartero, y como ya la hora de la venta era pasada, entregóse tranquilamente a la para él arduísima labor de traducir la epístola que transcribimos a nuestros lectores: «Mi querido tío: me alegraré que al recibo de ésta se encuentre usté en tan cabal salú como yo pa mí deseo.
Así tú regocijarás, en las naves, a todos los aqueos y especialmente a tus amigos y compañeros; y yo alegraré, en la gran ciudad del rey Príamo, a los troyanos y a las troyanas, de rozagantes peplos, que habrán ido a los sagrados templos a orar por mí.