aldeano

(redireccionado de aldeanas)
También se encuentra en: Sinónimos.

aldeano, a

1. adj./ s. Que es natural de una aldea los aldeanos bajaban a la ciudad para vender sus cosechas.
2. adj. Que tiene relación con la aldea o con los aldeanos.
3. Que se comporta de manera poco educada. patán
4. Se aplica a la mentalidad o a la idea que es estrecha, cerrada y tosca.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

aldeano, -na

 
adj.-s. Natural de una aldea.
Relativo a ella.
adj. fig.Inculto, grosero, rústico.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

aldeano, -na

(aldeˈano, -na)
abreviación
1. persona que nació en una aldea un joven aldeano
2. que es de una aldea instituciones aldeanas
3. refinado que es inculto y rústico comportamiento aldeano

aldeano, -na


sustantivo masculino-femenino
persona que vive en una aldea las tierras de los aldeanos
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

aldeano

, aldeana
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

aldeano

قروي

aldeano

村民

aldeano

村民

aldeano

村人

aldeano

/a
A. ADJ
1. (= de pueblo) → village antes de s; (= de campo) → rustic
gente aldeanacountry people
2. (pey) (= pueblerino) → provincial, parish-pump antes de s
actitud aldeanaparish-pump attitude
B. SM/Fvillager
los aldeanosthe villagers
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Nada, que le mudamos el ama a la niña de los duques de Fuente-Real (una niña algo delicada, que nació tarde y cuando sus padres no esperaban ya familia, ¿sabe usted?); pero bastó el poco tiempo que por fuerza hubo de mamar de la otra, de la que recibió aquel tiro a bocajarro y tuvo el ataque nervioso (¡nervios en las aldeanas!; pero ¿qué fueron las energúmenas?) para llevar a la criatura al hoyo...
Amorcillos con guirnaldas, ninfas vestidas de encajes, galantes cazadores y venados de enramada cornamenta poblaban la tapicería del muro, y sobre las consolas, en graciosos grupos de porcelana, duques pastores ceñían el florido talle de marquesas aldeanas.
GERTRUDIS, mujer de Stauffacher. HEDWIGIA, mujer de Tell, hija de Fürst. BERTA DE BRUNECK, rica heredera. Aldeanas: ERMENGARDA. MATILDE.
Caballeros de Geszler y de Landenberg. Aldeanos y aldeanas de los tres cantones. = Rocas escarpadas que ciñen el lago de los Cuatro cantones, frente a Schwyz.
Coro ¡Harto fácil es!… Tomillo ¡Vaya si lo es! Escena III Dichos, ROSALÍA, MAGDALENA y CORO de ALDEANAS, cada una de aquéllas trae en brazos un niño en mantillas.
«Así, una mujer que se halla sometida a tratamiento médico a causa de una perturbación intestinal, sueña con un avaro que entierra su tesoro cerca de una chocita de madera semejante a aquellas en que es situado el retrete en las casas aldeanas.
Música (N.º 9-C) Escena y Coro Aldeanas Ya presentó a la Virgen la madre cariñosa los vástagos que el cielo le concedió: que muchos años vivan y sean muy cristianos, y ricos y felices los vea yo.
Nos detuvimos ante una de esas hidalgas casonas aldeanas, con piedra de armas sobre la puerta y ancho zaguán donde se percibe el aroma del mosto, que parece pregonar la generosa voluntad.
En estas condiciones, mi presencia tuvo que ser notada. Sólo dos mujerucas aldeanas y Carmela se encontraban dentro de la ermita.
Don Jaime de Mequinenza, barón de lo mismo, capitán que había peleado por los intereses de Luis XIV, era a la sazón un hombre de treinta y cinco años, alto, hermoso, rudo, valiente, emprendedor, poco letrado, pero locuaz en extremo y muy aficionado a las aldeanas bonitas.
«¡Ánimo!, le decía; son indispensables mil reformas, llevémoslas a cabo.» Después, hablando de la llegada del consejero, no olvidaba «el aire marcial de nuestra milicia», ni «nuestras más vivarachas aldeanas», ni «los ancianos calvos, especie de patriarcas que estaban a11í, y algunos de los cuales, restos de nuestras inmortales fuerzas, sentían todavía latir sus corazones al varonil redoble del tambor».
Es la caída de la tarde. Escena I Coro de ALDEANOS y ALDEANAS que se agrupan tumultuosamente a la puerta del mesón. Después EL ALCALDE y JEREMÍAS.) Música (N.º 5) Coro Coro Señor Alcalde, señor Alcalde, salga al momento señor Alcalde, por caridad, necesitamos, señor Alcalde, que nos proteja su autoridad.