alcoba

(redireccionado de alcobas)
También se encuentra en: Sinónimos.

alcoba

(Del ár. al-qubba, cúpula, gabinete.)
1. s. f. Dormitorio o habitación en que se duerme durante su enfermedad no permitió que nadie, excepto su madre y el médico, entrase en la alcoba.
2. Mobiliario de esta habitación.
3. METROLOGÍA Pieza de la balanza en la que entra el fiel cuando el peso está equilibrado. caja, alcobilla
4. Lugar donde estaba el peso público.
5. PESCA Jábega, red de pesca.

alcoba

 
f. Aposento destinado para dormir.
Caja (pieza de la balanza).
Lugar donde estaba el peso público.
Jábega (red).

alcoba

(alˈkoβa)
sustantivo femenino
habitación para dormir Compró una estufa para la alcoba.
Sinónimos

alcoba

sustantivo femenino
Traducciones

alcoba

ložnice

alcoba

soveværelse

alcoba

makuuhuone

alcoba

spavaća soba

alcoba

寝室

alcoba

침실

alcoba

soverom

alcoba

sypialnia

alcoba

quarto

alcoba

sovrum

alcoba

ห้องนอน

alcoba

phòng ngủ

alcoba

卧室

alcoba

SF
1. (= dormitorio) → bedroom (Méx) (Ferro) → couchette, sleeping compartment
alcoba de huéspedesspare room, guest room
2. (= mobiliario) → suite of bedroom furniture
Ejemplos ?
Casas de piedra con tejados de teja, losa o pizarra y que se construían a nivel inferior de la calle para que fueran más frescas en verano y menos frias en invierno, situando en la planta baja la cuadra y la bodega, cocina y alcobas en la primera planta y la falsa en el aprovechamiento debajo del tejado.
Las damas japonesas, desde el mundo cerrado de sus alcobas y mansiones, ofrecerán una rica obra literaria llena de sensibilidad y, a veces, de humor.
4 En el aire glacial de las alcobas sólo gime el amor amortajado, envuelto entre gasas y alaridos, hecho cadáver sobre el lecho donde antes era vivo y en alcohol momificado su desvelo estira su mirada hacia el olvido… mas su párpados lo encierran en capillas fraguándole el recuerdo de su entierro.
Como quien saca de su cartera un dinero que es producto de distintos esfuerzos, Erdosain sacaba de las alcobas de la casa negra una mujer fragmentaria y completa, una mujer compuesta por cien mujeres despedazadas por los cien deseos siempre iguales, renovados a la presencia de semejantes mujeres.
Pero suponte, Juan, siguió, clavando en Rovira los ojos pequeños y penetrantes, que por un hábito profesional observan siempre la fisonomía del interlocutor como buscando en ella el síntoma o la expresión de una oculta dolencia; suponte, paso la semana entera en las salas frías del hospital y en las alcobas donde sufren tantos enfermos incurables...
Tiernos espectadores de los abrazos zurdos en los enjalbegados aposentos ingratos; oidores del choclear de los zapatos burdos, de pendencias y bullas, zambras y malos tratos. Al son del garlar vil de la escuela del vicio se les briza la cuna en las alcobas frías.
Refiere disolución de manifestaciones pacíficas a caballazos, encarcelamientos en masa, asesinatos de hombres indefensos y mujeres inermes, niños errando por los bosques, llenos de hambre y de terror; casas abandonadas, frías, desiertas, porque en ellas ha penetrado la terrible escoba del terror oficial; bandas rurales entrando a los pueblos sorprendidos al galope de sus caballos disparando sus armas sobre el tendero que se hallaba tranquilamente a la puerta de su tienda, sobre la pobre fondista que aguardaba parroquianos, sobre todo el que no tuvo tiempo de ocultarse al escuchar el tropel de los asesinos; cuerpos desfigurados a machetazos y abandonados en las alcobas asaltadas a media noche por los esbirros...
Hay muchos goces particulares que hubiéramos debido prohibirnos igualmente hasta el momento de su narración y que toleramos con tal que sucedan en nuestras alcobas o en nuestros gabinetes.
IV Sobre luces mortecinas se proyectan sus efigies desnudadas en alcobas agotadas de plegarias sin fusión y en el páramo infinito de su ruta sin jornal se desangra en las arenas la figura desolada de su océano corazón.
Es verdad que la casa que habitan las de doña Calixta está en una de las calles principales, y ostenta gran balconaje y ancho y lustroso portal; mas lo que no saben «las gentes» es que la tal habitación sólo consta de una salita con dos alcobas, de otra oscura en el carrejo y de un reducidísimo comedor junto a una exigua cocina con sus aún más exiguas dependencias: total, que el cuarto que habitan las de doña Calixta no tiene más que fachada, razón por la que sólo les cuesta cinco realitos diarios.
Los antiguos muebles se hallaban en perfecto estado de conservación. En las alcobas había camas de roble primorosamente esculpido y con colgaduras de damasco.
Olvidaba lo principal; Entre las dos puertecitas que conducían a las alcobas, había, a guisa de aparador, unas tablas con limetas, copas y vasos, y debajo un gran baúl, que como verá el lector, era una arca santa, un misterio sacratísimo.