alameda


También se encuentra en: Sinónimos.

alameda

1. s. f. Terreno poblado principalmente de álamos las alamedas bordeaban el río.
2. Paseo con álamos o con árboles de otra clase el cortejo siguió la alameda hasta llegar a la iglesia.

alameda

 
f. Terreno poblado de álamos.
Paseo con álamos.
p. ext.Paseo con árboles.

Alameda

 
Mun. de la prov. española de Málaga; 4 947 h.
Sinónimos

alameda

sustantivo femenino

alameda:

choperaarboleda,
Traducciones

alameda

walk

alameda

SF (Bot) → poplar grove; (= avenida) → avenue, boulevard
Ejemplos ?
Hoy es algo que hemos visto en Europa y en otros pueblos de América; pero no es típica, no es limeña. Hoy la Alameda no vale un pueho de cigarro.
Hay en el manuscrito de usted muchas páginas que me han quitado algunas canas. Son las que usted consagra á descri- bir la Alameda vieja.
El pobre caracol Vuelve atrás. Ya en la senda Un silencio ondulado Mana de la alameda. Con un grupo de hormigas Encarnadas se encuentra.
Media docena de esos hombres de buen gusto, que a todo van a un baile más que a bailar, se hicieron las siguientes reflexiones: «Que la pasión de la danza tiene hondas raíces en la buena sociedad de este pueblo, es innegable: nosotros la hemos visto bailar sobre el húmedo retoño de las praderas, entre las coles y cebollinos de las huertas, sobre los guijarros de la Alameda y sobre los adoquines del Muelle; derretirse los sesos bajo un sol africano a las cuatro de la tarde, por llegar a las cinco a la romería y bailar en ella hasta las siete; volver después, al crepúsculo, medio a tientas, por callejas y senderos, y aliquando meterse en barro hasta las corvas...
Y en las naves y en las barcas, en los muelles y marismas, y en arenal, alameda, muro, almacenes, garitas, un enjambre de vivientes de todos reinos y climas, de todos sexos y clases, de todas fisonomías.
El resto de su vida transcurre en la apacibilidad de su humilde casa frente a un hermoso jardín que quizás le recordaba la frondosidad de su Coatepec: La Alameda de la tradicional colonia Santa María de la Ribera.
enir a aumentar el número de los vivientes, ser un hombre más donde hay tantos hombres, oír decir de sí: «Es un tal fulano», es ser un árbol más en una alameda.
Trágico paso el aposento mide.... Y al final de la alameda oscura, parece que algo tuyo se despide en la desolación de mi ternura.
¿Creería, si se lo jurasen, que erais, entre tanto barro y azotadas, como vais, por la cellisca, las más mimadas flores del hermoso jardín de la Montaña!» Si al llegar a la población no había llovido ni cabía temor de que lloviera ya, hacía alto la comitiva en la Alameda chica, o en el Muelle, frente al Suizo; y en cualquiera de estos dos sitios continuaba la danza hasta las once...
Aunque el marino era con frecuencia perteneciente a las principales familias de la población, no había que buscarle en la Alameda, ni en el salón del Suizo, ni en los bailes de formalidad.
juzguen ustedes: la otra tiene que subdividirse en tres grupos; el destino del primero es situarse en la calle de Vargas, frente a la puerta del salón, donde se pasa dos horas, a pie firme, como un soldado ruso, escuchando la música y contemplando el alumbrado del local; el segundo se coloca en la Alameda chica para revistar escrupulosamente los trajes de las señoras que van a bailar; y el tercero, se encierra en casa para, en un caso de apuro, disculpar al día siguiente, con un supuesto dolor de cabeza, su ausencia del baile, que, en rigor, fue motivada por la falta de un vestido, o de un billete de invitación, o de ambas cosas.
La centuria torna. Pártese en dos y va ordenando los palmeros de arriba a abajo, plantándolos en sus puestos como en una alameda milagrosa.