ají


También se encuentra en: Sinónimos.

ají

1. s. m. BOTÁNICA Planta herbácea solanácea que se usa para condimentar. pimiento
2. Amér. Merid. Pimiento pequeño y picante.
3. COCINA Ajiaco, salsa hecha con este fruto.
NOTA: Nombre científico: (Capsicum.)
NOTA: En plural: ajíes

ají

 
m. Pimiento.
Ajiaco.

ají

(a'xi)
sustantivo masculino
1. planta americana cuyo frutos es un pimiento pequeño ají picante
2. salsa que se prepara a base de ají Le puso ají a la carne.
Sinónimos

ají

sustantivo masculino
1 (planta y fruto) guindilla, pimiento, chile.
2 (salsa) ajiaco.
Traducciones

ají

pálivá paprička, pepř

ají

chili, peber

ají

chili

ají

čili

ají

トウガラシ, コショウ

ají

칠리

ají

spansk peppar, Peppar

ají

พริก

ají

acı

ají

ớt

ají

辣椒

ají

SM (ajíes, ajises (pl)) (LAm) (= pimiento picante) → chili; (= pimiento dulce) → red pepper; (= salsa) → chili sauce
estar hecho un ajíto be hopping mad
ponerse como un ajíto go bright red, go bright red in the face
refregarle a algn el ajíto criticize sb
Ejemplos ?
Esto sería verdad como un templo; pero no caía en verso, y las brujas se pagan mucho de la medida y de la rima; así es que se arremolinaron y pusieron como ají rocoto, echaron la zarpa al entrometido, y en castigo de su falta de chirumen y para escarmiento de poetas chirles, le acomodaron sobre el pecho la maleta de que, en el anterior sábado, habían despojado a su homólogo.
DE SAINT-ANGE: No tengáis miramientos con esta bribona, por favor, y como yo no os pido gracia tampoco quiero que le concedáis ninguna. EUGENIA: ¡Ají!
Tenía hormiguillo por todas las muchachas de la feligresía de San Lázaro, y así se desmorecían y ocupaban ellas de él como del gallo de la Pasión que, con arroz graneado, ají, mirasol y culantrillo, debió ser guiso de chuparse los dedos.
Ande la rueda y coz con ella. Han de saber ustedes, angelitos de Dios, que uno de los doce apóstoles era colorado como el ají y rubio como la candela.
A la entrada, en la acera, había mesitas, con pequeños toldos, donde en floreados vasos con las armas de la patria estaba la espumosa blanca chicha de maní, la amarilla de garbanzos y la dulce de "bonito", las butifarras que eran panes en cuya boca abierta el ají y la lechuga ocultaban la carne; los platos con cebollas picadas en vinagre, la fuente de "escabeche" con sus yacentes pescados, "la causa", sobre cuya blanda masa reposaba graciosamente el rojo de los camarones, el morado de las aceitunas, los pedazos de queso, los repollos verdes y el "pisco" oloroso, alabado por las vendedoras...
Pidió la tal un mate de chicha de ;cwa y un plato de papas con ají, y cuando llegó el trance de pagar la peseta que importaba lo con- sumido, la muy bellaca puso sobre el mostrador á la cria- tura, y le dijo á la patrona: —Yo soy del barrio, y voy á mi cuarto á traerle los dos reales.
Era inútil, el viejo había dejado, por sacrificio, el vino, el cigarrillo que él mismo liaba en sus manos temblonas, el ají, las mejores legumbres, aún la leche, porque desayunaba con chocolate con agua; pero se había apegado como un niño a este capricho inofensivo, los huevos del día, que él mismo debía palpar antes de ponerlos en el agua caliente los dos minutos requeridos.
Que la autoridad abra el ojo. A un ají-seco, papujo, lo partió un pinto, en vuelo, y le vació el alma en cinco segundos. Salió luego un cazilí, mosqueado, zanqui-tuerto.
Vamos, Eugenia, la víbora va a vomitar su veneno; preparaos; que vuestros ojos estén fijos en la cabeza de este sublime miembro; y cuando, en prueba de su pronta eyaculación, lo veáis hincharse y matizarse del púrpura más bello, que vuestros movimientos adquieran toda la energía de que son capaces; que los dedos que cosquillean el ano se hundan lo más profundo que puedan; entregaos por completo al libertino que goza de vos; buscad su boca para chuparla; que vuestros atractivos vuelen, por así decir, hacia sus manos!... ¡Se corre, Eugenia, ahí tenéis el instante de vuestro triunfo! AGUSTÍN: ¡Ají! ¡Ají!
El vencedor fué amarrado por Conjuníieitis. Un carmeltto, de porte regular, se las hubo con un ají-seco, zanqui-largo, que amarró también Conjuntioiiis.
Soltó el segundo un ají $eco prieto, cabeza rota, juntón, contra un a/i-seco claro, cola blanca, de más alcance, pues era de plaza, pero de menos vuelo que su adversario.
Un ceniso, pata prieta, guaragüero y cutralvo, de C/mc/iumeco,ae encon- tró con un ají seco, crespo, de más alcance y m grande.