aimará

aimará

 
adj.-com. etnog. Díc. del individuo perteneciente a una familia de indígenas de Bolivia y Perú, relacionados con los quechuas y a los que se considera autores de la cultura de Tiahuanaco. Los aimarás ocuparon un vasto territorio en la zona andina, hasta ser sometidos por los incas.
m. ling. Lengua de las tribus indias de las mesetas de Bolivia y Perú. Ha ido cediendo terreno al quechua y al español.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Asimismo, se sabe que tuvo listos para la imprenta dos textos que se han perdido: " Arte y Bocabulario en las dos lenguas quichua y aimará, y un Sermonario de los dominicos y fiestas del año en las dos lenguas quichua y aimará ".
imara o aimará, (Aimara: aymara) a veces escrito como aymara, es un pueblo originario de América del Sur que habita la meseta andina del lago Titicaca desde tiempos precolombinos, repartiéndose su población entre el occidente de Bolivia, el sur del Perú, el norte de Chile y el norte de Argentina.
l cuarto monarca del Perú, en la dinastía incásica, allá por los años de 1170, se detuvo con su ejército en un valle despoblado, pero amenísimo, al que llamó Ari-qquepas, que quiere decir quedémonos aquí; pero el padre Blas Valora, nacido en el Cuzco y muy entendido en las lenguas quichua y aimará, sostiene que Arequipa significa Trompeta sonora; porque qquepan llamaban los indios a un caracol marino del que usaban a guisa de trompa bélica.
Juan de Betanzos fue comisionado por el virrey Mendoza para escribir una historia de los incas y de los sucesos de la conquista; que desempeñó con acierto el encargo, pues era hombre entendido en letras y muy conocedor de las lenguas quichua y aimará; y que parte del manuscrito que, según fama, era bastante verídico y curioso, desapareció a la muerte del virrey, quien tenía el propósito de enviarlo a Europa para que se imprimiese.
Dice la tradición que de esta laguna salió el siglo XI Manco-Capac, fundador del imperio de los Incas, y aún se ven en la isla principal las ruinas del famoso templo que consagró al Sol, así como en la islita de Coati, a pocas millas de aquélla, se encuentran las del templo de la Luna. La voz Titicaca en aimará significa «peña de metal», y la palabra Coati «reina o señora».
Catequizó muchos infieles, merced a su profundo conocimiento de las lenguas quichua y aimará, alcanzó a desempeñar las primeras dignidades de su orden y murió en olor de santidad por los años de 1583.
Finalmente, otra posición sobre el origen del nombre del departamento dice que el término parece ser una deformación de las palabras Cundirumarca o Cuntinamarca, vocablos que tendrían su origen en la lengua aimará, propia de estos habitantes del Perú y Bolivia.
Entre las aves destacan el cóndor, el ñandú o suri, el flamenco andino, el colibrí puneño o picaflor de la puna, la perdiz serrana, el gorrión americano, el pato puna, la focha cornuda, la huayata o ganso andino, el ibis de la puna, la palomita aimará, el jilguero puneño y otros más.
merece ser considerada puesto que el significado de Chilli en aimará corresponde perfectamente a la situación del territorio comprendido entre los Andes i el Pacífico, el cual puede ser llamado con propiedad "lo mas...
Un partidario de esta teoría fue el escritor e investigador Benjamín Subercaseaux, quien en Chile o una loca geografía (1940) escribió «la palabra Chilli en lengua aimará quiere decir "donde se acaba la tierra".
En el caso de los collas destacan arqueológicamente los de Hatuncolla, estudiados intensamente por Catherine Julián, describiendo al principal sitio colla como su posible capital; además de estar asociado con el complejo chullpas de Sillustani, situado a poca distancia de Hatuncolla. Los lupacas (lupaqa) fueron un grupo étnico que habitaron la ciudad aimará que habitó la rivera suroeste del lago Titicaca.
Concretamente, se señala que existe la creencia entre el pueblo aimará de que cruzarse con un gato andino y no matarlo acarrearía un año de mala suerte.