agravio


También se encuentra en: Sinónimos.

agravio

1. s. m. Ofensa que se hace a una persona dañándola en su honra o imagen pública se tomó como agravio mi inocente comentario. injuria
2. Acción o palabras con que se ofende o insulta a una persona. insulto, ofensa
3. Perjuicio contra los derechos o intereses de una persona. daño
4. DERECHO Perjuicio o daño que ha sido causado por una sentencia, y el apelante expone ante un nuevo tribunal.
5. agravio comparativo El que se comete al dar un trato diferente a personas en la misma situación.
6. deshacer agravios Tomar venganza o satisfacción de los agravios.

agravio

 
m. Palabra o acción que hiere a uno en su dignidad, que lo molesta gravemente.
Perjuicio irrogado a uno en sus derechos o intereses.
der. Daño o perjuicio que el apelante expone ante el juez superior al haberle irrogado la sentencia del inferior.

agravio

(aˈγɾaβjo)
sustantivo masculino
1. insulto, ofensa causada al honor de una persona el agravio a las víctimas
2. hecho o situación que perjudica a una persona El racismo es un agravio a los derechos humanos.
Sinónimos

agravio

sustantivo masculino
1 molestia, ofensa, insulto, injuria*, afrenta, ultraje, denuesto.
«La afrenta es un dicho o hecho de que resulta deshonor o descrédito; ofende mucho y mortifica sumamente a los que son delicados en el honor. El insulto es un acontecimiento de obra o de palabra repentino y violento. El ultraje añade al insulto un exceso de violencia que irrita.»
José March
«El agravio atropella nuestro derecho; la ofensa añade al agravio el desprecio o el insulto. El que tiene derecho a un ascenso que no ha conseguido, se cree agraviado; si a este agravio se ha añadido un desprecio de su mérito o una declaración de su insuficiencia, se cree ofendido. Para el agravio es preciso que haya injusticia; para la ofensa basta que haya insulto, aunque no haya injusticia. Aquel nos perjudica tal vez sin afrentarnos; esta nos afrenta siempre o nos humilla. No agravia el que dice de uno que es tuerto, cuando realmente lo es, porque en decir aquella verdad no hay la injusticia que exige el agravio para serlo; pero lo ofende el que se lo dice o se lo recuerda, porque insulta su amor propio y le humilla (...). De un hombre que baila bien, sin hacer vanidad de ello, ni pretender elogios, no se puede decir que baila mal sin hacerle un agravio, de que no queda ofendido; pero sí lo queda una mujer a quien se disputa la buena figura, aunque ella misma conozca que no la tiene: porque aquel no ve en ello más que una injusticia; pero esta ve en ello un desprecio, un insulto
José López de la Huerta
2 perjuicio, daño*, tuerto, entuerto, desaguisado, atropello, descomedimiento.
Tuerto y entuerto tienen cierto sabor arcaico y literario, por el mucho uso que hace de estas voces la literatura clásica, y especialmente Cervantes en el Quijote.
Traducciones

agravio

doglianza

agravio

SM (= daño) → wrong, injury; (= insulto) → offence, offense (EEUU), insult (Jur) → grievance, injustice
agravio comparativoinequality, resentment arising from inequality
agravios de hechoassault and battery
Ejemplos ?
El sabio con ninguna injuria de éstos se altera; porque aunque ellos son entre sí diferentes, él los juzga iguales por serlo en la ignorancia: porque si una vez se abatiese tanto que se alterase con la injuria o contumelia, jamás podría tener seguridad, siendo ésta el principal caudal de un sabio, el cual nunca cometerá tal error, que vengándose de la injuria, venga a dar honor al que la hizo; siendo consecuencia necesaria el recibirse con alegría el honor de aquel de quien se sufre molestamente el agravio.
He querido traeros estos dos sucesos a la memoria, para que veáis que ni en Pompeyo me apartó de vuestro servicio mi agravio, ni en César me granjearon contra vosotros las caricias y favores.
Este mismo rey, en el año 1515, por una suma de dinero que dio, unió aquella Corona al reino de Navarra, separándolo de la, a la cual había estado unido de tiempos muy antiguos. Diga el más desapasionado si este agravio lo hubiera tolerado .
Que te burlaste de mi calva, de mis ojos, de mis piernas o mi estatura. ¿Qué agravio es decirme lo que está manifiesto? De muchas cosas que nos dicen delante de una persona nos reímos; y si nos la dicen delante de muchas, nos indignamos, quitando la libertad a que otros nos digan lo que nosotros mismos nos decimos muchas veces.
Palabras no hay en mi lengua ni fuerza en mi fantasía, de la hermosa Alejandría y del rico mercader, para contar sin agravio de la ciudad, o del moro, de éste el inmenso tesoro, de aquélla el fausto y poder.
-Pos lo que me dijo fue: «Mire usté, Paco: yo voy a consentir en platicar con usté esta noche porque yo sé que usté no está picao de la tarántula, que usté tiée lao dizquierdo y porque lo estimo a usté y no quiero que tome a agravio lo que yo le be dicho; pero tenga usté la segurida de que cuando yo acabe de platicar con usté esta noche, usté se va a dir de mi vera pa no arrimarse a mí más que como un güen amigo, que es lo que yo quiero que usté sea pa mí en to lo que me resta de vía».
Finalmente, el que se altera con el agravio hace demostración que ni tiene cosa alguna de prudencia ni de confianza, y así se juzga despreciado; y este remordimiento no sucede sin un cierto abatimiento de ánimo, rendido y desmayado.
Un cronista de la época describe: ”Empezóse la tierra a alterar; habían muchas juntas y concilios, tratando de que era gravísimo agravio el que su Majestad hacía a la tierra y quedaba perdida de todo punto porque ya, las más de las encomiendas estaban en tercera vida y antes se perdían las vidas que consentir tal y verles quitar lo que sus padres habían ganado.
-Límpiate la mugriza- le gritaba. ¡Qué grande desagrado para un ograzo. ¡Qué grotesco agravio! ¡Qué agrio logro! Ahora resulta que hay ogros más ogros que los peores ogros: las suegras ogresas.
Pompeyo dio la muerte a mi padre, y aborreciéndole como a homicida suyo, luego que contra Julio en defensa de vosotros tomó las armas, le perdoné el agravio, seguí sus órdenes, milité en sus ejércitos y en Farsalia me perdí con él.
De esa unión tan viva como espontánea porque fue sellada en la identidad de nuestros orígenes, quiero evocar una espléndida demostración del lejano pasado que, si es honrosa para todos los orientales, para nosotros, los que pertenecemos al Partido Nacional, tiene una especial significación porque procede de nuestro Fundador y anticipa en cada momento como cláusula de programa nuestra posición solidaria con los demás países americanos frente a cualquier ataque o agravio de que se les haga objeto por una potencia extraña.
La ley del 25 de agosto en la parte que dispone el cambio de enseña en la fecha de incorporación de nuestros diputados a la Constituyente, pudo ser derogada expresamente por la Junta de Representantes sin agravio para nadie y conforme al espíritu manifestado por Lavalleja al “dejarla dormir”.