aforismo


También se encuentra en: Sinónimos.

aforismo

(Del lat. aphorismus < gr. aphorismos.)
s. m. FILOSOFÍA Sentencia breve y doctrinal que se propone como guía en una ciencia o arte. máxima

aforismo

 
m. Sentencia breve y doctrinal.

aforismo

(afo'ɾismo)
sustantivo masculino
frase breve y doctrinal que establece una regla los aforismos de Wilde
Sinónimos

aforismo

sustantivo masculino
Traducciones

aforismo

Aphorismus

aforismo

aphorisme

aforismo

aphorism

aforismo

aforisma

aforismo

aforisme

aforismo

aforismo

aforismo

aforyzm

aforismo

афоризъм

aforismo

aforismus

aforismo

Aforism

aforismo

SMaphorism
Ejemplos ?
i Quién me diera es- paciarme por la Alameda semisalvaje de esos días en los jque era aforismo doméstico lo de marido vino y bretaña, de Es- paña!
Su medicina se cierra en este aforismo: O no empezar a ser tirano, o no acabar de serlo; porque es más ejecutivo el desprecio que el temor.
Para nuestros abuelos tenía valor de aforismo o de artículo constitucional este refranejo: «Casa en la que vivas, viña de la que bebas y tierras cuantas veas y puedas».
La luna en la cabeza del Dragón significa que el Dragón tiene cabeza. Luna llena no cabe nada más y es aforismo de Hermes. Eclipse solar es eclipse hidalgo: promete oscuridad mientras durare y mentiras de astrólogo, creídas de necios y temidas de poderosos y ricos.
on esta pícara afición que desde chiquitín he tenido a averiguarlo todo, menos aquello cuya averiguación es pecado, apenas llegó a mi noticia el aforismo teológico de que todos tenemos dentro del cuerpo el fomes peccati, me entró gran comezón por averiguar, no si el aforismo era cierto como regla general, pues no dudaba que lo fuese, sino si esta regla tenía su excepción como todas.
Resolver estas preguntas competía a la justicia; esto es, a su representante el licenciado Cortavitarte. -Vaya, don Juan Alejo -le decían sus amigos.- Alguna vez habíamos de ver que falló su aforismo.
Es el aforismo una nocion, una enseñanza doctrinal, que expone ó resume en pocas palabras, en preceptos y en compendio lo que se trata de aprender: es la substancia de una doctrina.
Aquí sí que no hay ni puede haber quién es ella. -¿Y por qué no? -contestaba el alcalde.- Mi aforismo no marra ni marrar puede. -Pero ¿está usted loco?
Y han pedido simplemente que, a través de una pequeña demostración aérea, se haga entender al coronel Aranda que su resistencia es inútil y que su porfía en el mantenimiento de la subvlevación, una vez que se agote la paciencia de estos hombres generosísimos, puede traducirse en la página más ferozmente sangrienta de esta maldta subversión, que, por bien de todos, debiera acabar instantáneamente. Hay un viejo aforismo militar: plaza sitiada, plaza tomada.
Un decidido partidario del aforismo, como lo era él, había de recurrir, por consiguiente, a las narraciones cortas, como es el caso de su delicioso Cándido, un cuento destinado a socavar de un plumazo los cimientos del majestuoso edificio metafísico erigido pacientemente por Leibniz, al demostrar con grandes dosis de causticidad que la tesis leibniziana del opti­mismo era una vana quimera.
En esos tiempos era, como quien dice, artículo constitucional (por supuesto, mejor cumplido que los que hogaño trae, en clarísimo tipo de imprenta, nuestra carta política) aquel aforismo de la letra con sangre entra.
¿Podéis imaginar a un caballero romano, tocando el cuerno ante esa puerta e intentando que levantaran el rastrillo, como un paje del siglo XV? —Nada hay nuevo bajo el sol-respondió Fabio—, y ni siquiera el aforismo es nuevo, porque fue formulado por Salomón.