Ejemplos ?
El lucero del alba, 1879 Manuel Fernández Caballero. Adiós a la bohemia, (1933) Pablo Sorozábal Agua, azucarillos y aguardiente, Federico Chueca Alma de Dios, José Serrano.
De aquel repertorio se destacaron los tangos «Adiós muchachos» y «Siga el corso», pero sobre todo la canción campera de Arturo de Nava, «El carretero», que Gardel interpretaba con silbidos, como si él mismo estuviera arreando los bueyes de la carreta.
Tango Magic (1999) de Lawrence Jordan Assassination Tango (2002) de Robert Duvall Russkie v Gorode Angelov (primer episodio de la serie de TV, 2003) 12 Tangos - Adiós Buenos Aires (2005) de Arne Birkenstock.
En las calles de París, los manifestantes que se dirigían hacia la Estación ferroviaria de San Lázaro (la Gare Saint-Lazare), donde se concentraban los ferroviarios en huelga bajo el lema "Por un cambio político de progreso social y de democracia", y gritan consignas como ¡Adiós De Gaulle!
El amor: El día que me quieras y Amores de estudiante (Le Pera), Los mareados y De todo te olvidas (cabeza de novia) de Cadícamo. La muerte: Sus ojos se cerraron (Le Pera), Adiós muchachos (César Veldani), Adiós Nonino (Ástor Piazzolla).
Imágenes como «el misterio de adiós que siembra el tren» que utiliza Homero Manzi en Barrio de tango (1942), o «las nieves del tiempo platearon mi sien» de Carlos Gardel en Volver (1935), o «tu mezcla milagrosa de sabihondos y suicidas» creada por Enrique Santos Discépolo en Cafetín de Buenos Aires (1948), o «tinta roja en el gris del ayer» que Cátulo Castillo puso en Tinta roja (1941), reúnen una alta complejidad poética y al mismo tiempo una alta popularidad, que ha persistido con los años.
ediciones 1996) El Monolingüismo del otro o la prótesis de origen (1996) Adiós a Emmanuel Lévinas (1997): No escribo sin luz artificial (cuatro.
Se abusa con frecuencia de la enumeración y existe cierto tono conceptista: «Todo quiere ser dos», «Serás, amor, un largo adiós que no se acaba», etc.
El enigma sin fin, Barcelona, Planeta, 1988 (2ª ed.).) ISBN 84-376-2151-8. Zúñiga, J.F., "Adiós a Lilia Prado", en El Universal, 24 de mayo de 2006, México.
En 1955 compuso "Adiós Nonino", un tema que rompía todas las estructuras de la canción de tango que venían de la Guardia Vieja y la Guardia Nueva, creando un nuevo sonido urbano asociado al mundo de postguerra, marcado por el horror de la bomba atómica y el reinado de la televisión.
Entre los compositores de las décadas del 40 y del 50 brilló también Mariano Mores con tangos como "Cuartito azul", "Uno", "Adiós Pampa mía", "Taquito militar", "Tanguera", "Gricel", "En esta tarde gris", "Cafetín de Buenos Aires", "Adiós", "El firulete", "Cristal" y "Frente al mar", entre muchas otros.
Maracaibo, ampliamente conocida como La Tierra Del Sol Amada en alusión al poema del famoso autor marabino Rafael María Baralt, (Obra: Adiós a la Patria; 1843) título que se ha difundido por estar asociado a su clima soleado en casi la totalidad del año, es una de las ciudades de Venezuela donde se registran las mayores temperaturas: posee un clima cálido, solo atenuado por la influencia moderadora del lago, desde donde entran los vientos alisios.