Ejemplos ?
Lo más relevante del paisaje lo constituye la especie que le da nombre al área protegida, que se agrupa en grandes y frondosos alcornocales (Quercus suber) que pueblan las sierras, junto a quejigos (Quercus faginea y Quercus canariensis), acebuches (Olea europaea), madroños (Arbutus unedo), brezos (Erica arborea), adelfas (Nerium oleander) y alisos (Alnus glutinosa).
Parte de su territorio se encuentra protegido por el Parque Natural de Sierra Nevada, y es una de las puertas de entrada a la Alpujarra almeriense. Además de la localidad de Abla, el municipio incluye el pequeño núcleo urbano de Las Adelfas.
El naranjo y las hortalizas ocupan las dos zonas más sólidas a que antes hacíamos mención, esto es, en torno a la ciudad y en los marenys costeros, en los que los labradores resguardan sus campos del fuerte viento y de la arena mediante setos de cipreses, cañas y adelfas.
Antonio Machado (Sevilla, 1875-Colliure (Francia), 1939), que también fue el gran poeta de la Generación del 98, tuvo también relación con el Modernismo. Junto a su hermano Manuel, escribió Las adelfas (1928), La Lola se va a los puertos, o Julianillo Valcárcel (1926).
En las márgenes del río Genil y sus arroyos que atraviesan este término habitan especies de bosque de galería con vegetación riparia como álamos blancos, fresnos, tarajes, zarzales, algunas adelfas y rosales bravíos.
En la vegetación de orilla podemos encontrara adelfas, tarajes, juncos, zarzaparrillas… Algunas de las especies vegetales que se encuentran en este lugar son: Entre los mamíferos depredadores que tienen su hábitat en el peñón están los zorros, ginetas, tejones, comadrejas… Hay importantes especies de rapaces como el águila perdicera, el halcón peregrino… Pero sin duda la colonia más importante es la de buitres leonados, siendo una de las mayores de Andalucía.
Cuando la presencia de la humedad empieza a disminuir en zonas más áridas del Valle del Ebro, Levante y mitad meridional de la Península, la aridez viene a menudo acompañada por un aumento de sales en el suelo; en estas condiciones nos encontramos con formaciones de arbustos de tamariscos, adelfas y carrizo (Saccharum ravennae), a veces acompañados por algún brezo.
Los árboles se encuentran agrupados como: Alcornocal de Quercus suber, donde también destaca la presencia de encinas (Quercus ilex subsp. ballota), durillos (Viburnum tinus), jaras (Cistus ssp), adelfas (Nerium oleander) o pinos piñoneros (Pinus pinea).
Al socaire de los microclimas existentes en ellas ya a favor de las corrientes subálveas, se ordenan bosquecillos de tarajes y adelfas, en donde encuentra cobijo la avifuana nidificante, como el verdecillo, curruca cabecinegra o la tórtola.
En los suelos silíceos no salinos, como los de Sierra Morena y Montes de Toledo, con tamujales, que en las situaciones más cálidas, van acompañadas de adelfas y tamariscos.
En las márgenes del río Guadalmez y de los arroyos crecerán fresnos, álamos, tarayes, sauces, adelfas, zarzas, tamujos, juncos, aneas, rosáceas, nenúfares y ranúnculos.
En los lechos de los ríos y barrancos se desarrollan los bosques de adelfas y fresnos, y en lugares más altos aparece la laurisilva, con algunos alisos centenarios.