adarve

(redireccionado de adarves)

adarve

(Del ár. ad-darb, camino estrecho, desfiladero.)
1. s. m. CONSTRUCCIÓN Camino o paso en la parte superior del muro de una fortificación, protegido por el parapeto.
2. CONSTRUCCIÓN Muro de una fortaleza.
3. Protección, defensa.

adarve

 
m. Espacio y camino que hay en lo alto del muro, sobre el cual se levantan las almenas.
fig.Protección, defensa.
Ejemplos ?
Temblorosas las madres, de pie encima de los adarves, siguen con los ojos la nube de polvo y el resplandor metálico que se desprenden de la armada muchedumbre, la cual, cruzando las malezas, prosigue su camino por los atajos, levantando gran clamor, a que mezclan los alineados corceles el compasado batir de sus cascos en la seca tierra.
En la época presente, en la que se cumple en muchos casos aquel conocido adagio: se abajan adarves y se levantan muladares; cuando los ancianos cuentan las grandezas y fausto de aquella época, la gente, no diremos joven, sino nueva, cree oír cuentos de Las mil y una noches, y alternan en sus labios el asombro y la crítica.
Debajo de una espesura para cabe los adarves, diciendo está a los suyos: -No es hora de entrare, que de que sean apeados tornarán a cabalgare.
Acosados en sus trincheras, ninguna esperanza de fuga ven los míseros compañeros de Eneas; en vano se sostienen aun en lo alto de las torres y coronan los adarves con algunos pocos defensores.
¡Ea, pronto, aparejad el hierro, blandid los dardos, subid a los adarves; el enemigo se nos viene encima!" Al punto los Teucros con gran clamor ocupan todas las puertas y llenan las murallas, porque así se lo había prevenido, al partirse, el excelente capitán Eneas, recomendándoles que en cualquier trance que les ocurriese, no presentasen batalla en campo raso, antes se redujesen a defender y asegurar su campamento atrincherado: así, pues, aunque la vergüenza y la ira los impele a embestir al enemigo, cierran las puertas, cumpliendo lo mandado, y le aguardan bien apercibidos en sus huecas torres.
182 »Entrando tras él por el agua, dezían: 'Magnánimo conde, ¿ya cómo nos dexas?, nuestras finales e últimas quexas en tu presençia favor nos serían; las aguas la vida nos ya desafían: si tú non nos puedes prestar el bevir, danos linaje mejor de morir: daremos las manos a más que devían, 183 »'e bolveremos a ser sometidos a aquellos adarves, maguer non devamos, por que los tuyos moriendo podamos ser dichos muertos mas nunca vençidos; sólo podremos ser redargüidos de temeraria, inmensa osadía, mas tal infamia mejor nos sería que non en las aguas morir sepelidos'.
Otros abren zanjas delante de las puertas, o acarrean piedras y estacas; la ronca bocina da la sangrienta señal de la lid; las mujeres y los niños se suben en tropel a los adarves; a todos concita aquel postrero trance.
Suscita se discordia entre los amedrentados ciudadanos; unos quieren que se le entregue la ciudad, que se abran las puertas a los hijos de Dárdano, y traen por fuerza a las murallas al mismo Rey; otros se arman y corren a defender los adarves.
Ya, por fin, Rútulos y Troyanos y los Ítalos todos vuelven los ojos al lugar del combate, lo mismo los que guarnecían los adarves que los que estaban batiendo con el ariete el pie de los muros; todos desciñen de sus hombros las armas; el mismo rey Latino contempla suspenso a aquellos dos grandes guerreros, nacidos en diversas partes del orbe, prontos a cruzar el hierro en fiera lid.
Callejones o adarves: Piedrabuena cuenta con algunos elementos patrimoniales urbanos interesantes como los callejones sin salida, que también reciben el nombre de adarve.
Patrimonio material Además de contar con dos castillos y varios edificios religiosos se pueden citar algunas edificaciones civiles, la trama urbana con sus adarves o callejones así como la llamada "presa de los moros", el conocido como "puente romano" y dos lápidas de la posguerra que recuerdan sendos asesinatos cometidos por "los maquis" o "los de la sierra".
La Sinagoga del Tránsito se encuentra dentro de la judería, que estaba conformada por carnicerías, zocos, murallas, puertas, casas, calles, adarves, casas de estudio de la ley y hasta un total de diez sinagogas más.