Ejemplos ?
11° Se había de encargar a los corregidores que sacasen a los indios, para que acudiesen sin llevar más salario que el que llevaban en sus oficios.
Yo le hice muchos regalos, yo le proveí de víveres, armas y municiones, encargándole que, si llegado un día acudiesen a él mis herederos, él les amparase contra las rapiñas de sus sometidos...
LOS INDIOS DEFIENDEN SUS DERECHOS Los inteligentes caciques de Cañaribamba y Pacaibamba utilizaron esta cédula Real para defenderse contra los abusos de los mineros, quienes, sin cumplir lo dispuesto por el Rey, querían seguir llevando a los indios al laboreo de las minas. Alonso Sánchez Muñoz había presentado una petición para que acudiesen los indios de las dos provincias a trabajar en Zaruma.
No había conseguido, pues, nunca Rafael que los seis poetas acudiesen a su bolsillo en los frecuentes apuros que pasaban; apuros voluntarios en cierto modo, que eran célebres en Madrid por los graciosos y chispeantes incidentes a que daban margen.
A pesar de haber desolado a Zaruma, los reyes del In-cario trataron de seguir en el beneficio de las minas, labradas, a no dudarlo, por sus primitivos habitantes, y fueron ellos, probablemente, quienes primero ordenaron a los indios de Cañaribamba, Pacaibamba y luego a los Saraguros, que acudiesen a ese duro trabajo.
A estos tales, los sabios de los hebreos (entre los cuales fue uno es Jesús, como lo has oído de boca del oráculo divino de Apolo, que referí arriba), a estos demonios pésimos y espíritus menores prohibían los sabios los hebreos que acudiesen los hombres temerosos de Dios y les vedaban ocuparse en su servicio, prefiriendo que venerasen a los dioses celestiales y mucho más a Dios Padre.
Entre el vulgo corrian sobre mí muchos y variados juicios.—"Tiene el diablo en el cuerpo y lleva un familiar en el anillo," decian unos.—"No, replicaban otros, sino que es charlatan y hechicero, que por medio de ciertos pactos y contratos con los demonios, engaña á los demás y gana sus voluntades."—Estos afirmaban que era adivino y presagiaba lo futuro é interpretaba los oráculos milagrosamente escritos, y no eran pocos los que aseguraban que era dueño de ligar y desligar y de hacer que las mujeres acudiesen de noche contra su voluntad á mi llamamiento.
de la mesa redonda fue a visitar a don Mamerto a su cuarto, sin perjuicio de que todos los bañistas, uno por uno, acudiesen después a cumplir con este deber como lo calificó el representante del ministerio público, que, aunque a regaña dientes, se había reconciliado con el Tenorio averiado, gracias a la influencia de la fiscala.
El mayor de los griegos, herido en el campo de batalla, teme arrancarse el acero que tiene clavado en el corazón, hasta que no sabe el éxito de la jornada; y como sus compañeros de armas acudiesen a el apellidando victoria, y luego al verle rompiesen a llorar perdidos: «¡Tebanos!, -les dice el héroe expirante-, vuestro general no ha muerto; al contrario, hoy, hoy, este día tan glorioso es cuando nace Epaminondas».
Y así no son en vano las leyes, las reprensiones, exhortaciones, alabanzas y vituperios; porque también sabía que habían de ser útiles, y valen tanto cuanto sabía ya que habían de valer; las oraciones sirven para alcanzar las gracias que sabía ya había de conceder a los que acudiesen a él con sus ruegos: y por eso, justamente, están establecidos premios a las obras buenas, y castigos a los pecados.
A raíz de esto, el Marqués de Montesclaros ordenó que los indios de Cañaribamba y Pacaybamba, de la jurisdicción de Cuenca, acudiesen a las minas por el camino de Saraguro, en los meses de invierno, que se cuentan del 1° de Diciembre hasta el fin de Marzo, con el jornal de cinco reales.
Sus nombres, sus familias y señas habían de estar bien determinados, para que al tiempo de pagar los tributos, acudiesen a sus encomenderos.