Ejemplos ?
Allí Kyle fue el salvador, su unidad rescató a los pocos imperiales supervivientes y acorraló a los rebeldes, eso sí, quedó inconsciente.
Estuvo dentro de la manifestación del 11-M junto con Carmen y Óliver. Acorraló a Irene tras enterarse que fue ella la que intentó matar a Jorge.
Narsés emprendió la tarea de exterminar a los godos supervivientes, que habían proclamado como su rey a Teias. Narsés ocupó Roma y luego acorraló a Teias en Sarno, no lejos del Vesubio.
La vaca es sagrada en la India, pero Prithú dijo que esa no era una vaca, sino la diosa Prithvi (la personificación de la Tierra). Finalmente, Prithú acorraló la vaca, pero ella le explicó que si la mataba morirían también sus súbditos.
Sato los acorraló antes que los hermanos pudieran escapar, pero él y el Teniente fueron atacados por Asami, permitiendo al grupo que escapara de la Finca Sato en un dirigible, pero se vieron obligados a dejar atrás los oficiales de Lin.
A continuación, el mismo Sucre, al frente del grueso de su ejército (4.500 hombres), acorraló y derrotó a una división de vanguardia del ejército peruano (integrada por unos 1.000 soldados) en el lugar denominado Portete de Tarqui, cerca de Cuenca.
Una vez al mando, atacó y acorraló a una pequeña flota ateniense que navegaba para ayudar a Evagoras I de Chipre, y luego se centró en atacar Rodas con su nueva e incrementada flota.
En una primera etapa de la guerra, la campaña naval, la marina peruana repelió el ataque chileno hasta el 8 de octubre de 1879, día en el que se libró el combate naval de Angamos, en donde la armada chilena con sus buques Cochrane, Blanco Encalada, Loa y Covadonga acorraló al monitor Huáscar, el principal buque de la marina peruana comandado por el Almirante AP Miguel Grau Seminario, quien murió en la refriega y se convirtió desde entonces en el mayor héroe del Perú.
Richard la acorraló, insistiendo en que al deshacerse del Kingpin ellos podrían ser libres para tener una nueva vida, pero Vanessa con frialdad mató a su hijo de un tiro, eliminándolo como una amenaza de una vez por todas.
Unos minutos después del ataque, la policía acorraló a los dos que viajaban a bordo del Hyundai Accent blindado, que decidieron dejar el automóvil abandonado en el sector de la estación de servicio La Mía, y corrieron por una cañada donde (tras un intercambio de balazos) fueron interceptados y capturados.
Heracles encontró al jabalí y se echó tras él. Tras perseguirlo durante varias horas, lo acorraló en una zona nevada, donde le saltó al lomo.
Dos horas más tarde, las tropas realistas estaban en retirada, perseguidas por los patriotas. En ese momento, O'Higgins apareció del lado contrario a San Martín y acorraló a los realistas.