achaque

(redireccionado de achaques)
También se encuentra en: Sinónimos.

achaque

(Del ár. as-saka, queja, enfermedad.)
1. s. m. MEDICINA Malestar o enfermedad crónica, principalmente la que se padece en la vejez debido a sus achaques estaba, cada dos por tres, en la consulta del médico. dolencia
2. Indisposición leve sufría continuos achaques. malestar
3. Vicio o defecto moral. perversión
4. Asunto o materia de la que hay que ocuparse o en la que se piensa no entendía de ciertos achaques. tema
5. Pretexto que se invoca para disculparse. excusa

achaque

  (del ár. šakâ, queja)
m. Indisposición habitual.

achaque

  (de achacar)
m. Excusa o pretexto.
Asunto o materia.
ant.Multa.

achaque

(a'ʧake)
sustantivo masculino
1. enfermedad leve que se padece con frecuencia los achaques de la edad
2. alteración de la salud leve y pasajera Se fue del trabajo porque sufrió un leve achaque.
Sinónimos

achaque

sustantivo masculino
1 indisposición*, enfermedad*, dolencia, alifafe (col.).
Se emplea achaque especialmente si la enfermedad es crónica o habitual.

achaque:

afecciónmal, dolencia, arrechucho, gotera, disculpa, pretexto, indisposición, excusa, enfermedad,
Traducciones

achaque

недъг

achaque

SM
1. (Med) → ailment, malady
achaques de la vejezailments o infirmities of old age
achaques mañanerosmorning sickness
2. (= defecto) → defect, fault, weakness
3. (= asunto) → matter, subject
en achaque dein the matter of, on the subject of
4. (= pretexto) → pretext
con achaque deunder the pretext of

achaque

m. ailment, infirmity.

achaque

m mild illness, ailment, affliction, complaint
Ejemplos ?
Meter aguja y sacar reja. Arco siempre armado, o flojo, o quebrado. Achaques en viernes por comer de carne. Malhechores y encubridores pagan por igual.
Pero, cuando la veía triste y taciturna, por ccnsecuencia de sus cuidados y achaques, se guardaba de darle bromas sobre el expediente y la llamaba con toda naturalidad Generala y Condesa; cosa que la restablecía y alegraba en el acto; si ya no era que, como nacido en Aragón y para recordar a la pobre viuda sus amores con el difunto carlista, le tarareaba jotas de aquella tierra, que acababan de entusiasmarla y por hacerla reír juntamente.
Mi juventud lozana ya para siempre huyó, cual agostada rosa, que brilla sólo una mañana. Cerca está ya de mí la fatigada corva vejez, de muerte precursora, de achaques y quebrantos rodeada.
Se mi han alborotao en estos días los achaques; y lo pior es que nadie viene a hacerme compañía, porqu'el mayordomo, los agregaos y toda la pionada no tienen tiempo ni de comer, con todo el trabajo que nos ha caído en estos días".
Metchnikoff declara que morimos a causa de una especie de parasitismo, de una flora microbiana, cuyos efectos se pueden combatir, alargando la vida y aliviándonos de los achaques de la senectud.
oña Indalecia era una viuda de sesenta años que había nacido para jefe superior de Administración o para Ministro del Tribunal de Cuentas, y acaso, acaso mejor para inspector general de Policía; pero sus creencias, sus gustos, sus desgracias, sus achaques...
El rey Bonoso, aunque sus años y sus achaques no le hacían muy a propósito para sostén de nadie, daba el brazo a Amado porque éste no se fatigara, y detrás iban dos pajes dispuestos a reemplazar al rey y a servir de apoyo al príncipe.
Hecho un Hércules y parece que ese exceso de vigor es la causa del extraño estado en que me encuentro. Ayer no pude resistir más y me fui a un médico, a quien sin entrar en detalles de otro orden, le referí mis achaques.
En la segunda parte se contrae á recriminar la defección de Olañeta, en el Alto Perú; y en la tercera y última, á probar que la batalla de Ayacucho no se perdió por traición ni por ig norancia, sino por cobardía de la tropa (colecticia y en tres cuartas partes compuesta de peruanos) y por haberse adelan- lantado, más de lo que se le previno, el comandante del pri- mer regimiento de la izquierda. Achaques quiere la muerte.
llá en tiempos, fue el conde de Montiel hombre de sociedad, «sportman», espadachín, y hasta tuvo sus ribetes de político. Hoy le imponían vida metódica los años y los achaques, y ni aportaba por teatros ni aceptaba invitaciones.
Los restos y reliquias de su mal vivir pasados remanecieron en achaques crónicos, y la primera vez que se consultó conmigo en Aguasacras, vi que no tenía remedio; que sólo cabía paliar lo que no curaría sino en la fuente de Juvencia...
De todo lo cual resulta, lector, aun sin mi decidida afición a reparar en achaques de costumbres, más de lo suficiente para que comprendas cómo, sin poner trabajo alguno de mi parte, y sin que en mi obsequio se le tomara nadie, pude adquirir los datos que apunté en las primeras páginas de este bosquejo.