Ejemplos ?
Al templo se le achacaban poderes curativos, y al parecer algunos métodos de sanación consistían en dormir en el propio templo; una característica compartida por todos los templos dedicados a este dios.
Hutton suponía que el agente principal de los cambios geológicos era el calor interno del planeta, mientras que Werner y sus seguidores, conocidos como neptunistas, achacaban los cambios geológicos a la acción del agua.
Pero todo lo achacaban las damas a galantería de la más fina, exquisita y elevada, quedándoles el recurso de creer que las únicas atenciones sinceras y en las cuales entraba verdadero interés eran las que a cada una personalmente se dirigían.
Hasta que hace cinco o seis días conocí el sumario instruido contra mí no he tenido noticia de las declaraciones que se me achacaban, porque ni los periódicos que las trajeron ni ningún otro me eran asequibles.
En algunos casos, estas reivindicaciones más radicales eran satisfechas también; pero, con frecuencia, sólo por el momento, pues el partido más moderado volvía a hacerse dueño de la situación y lo conquistado en el último tiempo se perdía de nuevo, total o parcialmente; y entonces, los vencidos clamaban traición o achacaban la derrota a la mala suerte.
Mientras los de Playa Negra, que no podían adivinar ni remotamente lo que había pasado, achacaban el accidente a un simple atascamiento de su barrena y hacían los esfuerzos imaginables para desatascarla, ensanchando el orificio, nosotros habíamos colocado frente a él un gran brasero de carbón encendido.
Mostraría un amor tan grande por la justicia; desplegaría tal ardor para perseguir el mal, que su fama de magistrado íntegro borraría, estaba de ello seguro, los pecadillos que se le achacaban.
Fuese lo que fuese, Bujía no aportó más por el tenducho, y ahora se le achacaban libertinos propósitos respecto de una zapatera, muy guapa, rubia como unas candelas y legítima esposa de un esposo joven y buen mozo, por añadidura.
Nunca se supo jamás quien fue su padre. Algunos se lo achacaban al Tiñas que siempre andaba con la Matea. Como ésta le daba duro a la vida alegre, pus un día ahí está la panzota.
Uno de los problemas que achacaban a los experimentos de Miller era que aunque se obtenían biomoléculas sencillas, no se encontraban los biopolímeros que están presentes en todos los organismos vivos.
En febrero del 2005 participó como pre candidato del movimiento interno "Nuevo Tiempo" en las elecciones primarias del Partido Nacional de Honduras en las que resultó triunfador Porfirio Lobo Sosa, en el proceso electoral, por un margen bastante amplio, debido a su poca transparencia en la gestión como Alcalde del Municipio del Distrito Central, y muchos de sus detractores le achacaban por ser parte de la Juventud del Partido Liberal de Honduras, donde militó durante gran parte de su vida.
Segura y sus compañeros de redacción le achacaban a Pardo una actitud anticostumbrista y despectiva frente a los gustos populares.