abrojo


También se encuentra en: Sinónimos.

abrojo

(Del lat. aperi oculos, abre los ojos.)
1. s. m. BOTÁNICA Planta de tallo rastrero, hojas compuestas con folíolos pares y fruto casi esférico y espinoso, que es frecuente en los sembrados. tríbulo, abreojos
2. BOTÁNICA Fruto del abrojo.
3. BOTÁNICA Cardo estrellado, planta.
4. Pieza de plata u otro metal, que tiene forma de abrojo y que colocaban los disciplinantes en el extremo del azote para aumentar su penitencia.
5. MILITAR Pieza de hierro, con cuatro puntas o cuchillas dispuestas de forma que siempre queda una mirando hacia arriba, cuya finalidad era dificultar el avance del ejército enemigo, especialmente de la caballería.
6. s. m. pl. literario Penas o sufrimientos.
7. NÁUTICA Escollos o peñas agudas, que se encuentran en el mar a poca profundidad.
NOTA: Nombre científico: (Tribulus terrestris.)

abrojo

 
m. bot. Planta de la familia zigofiláceas (Tribulus terrestris), de fruto capsular y espinoso.
Instrumento metálico en figura de abrojo que solían poner los disciplinantes en el azote para herirse las espaldas.

abrojo

(a'βɾoxo)
sustantivo masculino
planta de tallos rastreros y fruto redondo y espinoso Hay que quitar los abrojos de la huerta.
Traducciones

abrojo

thistle, thorn

abrojo

SM
1. (Bot) → thistle (Mil) → caltrop
2. abrojos (Náut) → submerged rocks, reefs (Méx) (= matorral) → thorn bushes
Ejemplos ?
Ahóganse las mieses; sube y crece selva desagradable, abrojo, espina, y en lo que cultivado resplandece reina la grama inútil, la malina avena.
Grandiosas fábricas de vara en tierra, de bahareques, de techumbres de rabihorcado, ahora juntas, ahora dispersas; altos y bajos relieves de boñiga en muros y pavimentos; mosaicos de chorretas y rayones por dondequiera; avenidas alfombradas de yuyo-quemao, de abrojo, de espadilla.
Alzó levemente los hombros la duquesa, como indicando: «Buen par de apuntes estáis tú y miss». Y hablándose a sí misma, murmuró: -Sánchez del Abrojo no debe tardar...
El perro se hubiera podido levantar indignado y pegarle algo más que un susto al zorro; pero, como sabía que el abrojo no produce rosas, la propuesta no lo tomaba de sorpresa; se contentó con decirle que no era pan para él y le enseñó el campo.
Por lo que hace a Sánchez del Abrojo, regordete, sanguíneo, de chispeantes ojos negros, era un médico a la moda, que curaba con su ciencia a la mitad de los enfermos, y con su animación y energía a la otra mitad..., siempre que tuviesen cura, por supuesto.
Cielito, cielo que sí, cielito del disimulo, de balde tiran la taba porque siempre han de echar culo. Ya puede el virrey de Lima echar su barba en remojo, si quiere librar el cuero vaya largando el abrojo.
-«¡Ay! exclama de repente un esquilador, sacudiendo el dedo, como si se hubiera pinchado: ¿Será abrojo?» -«Está feo... el tiempo, dice otro; voy a que tenemos tormenta!» O bien el silencio se hace profundo, y profundo queda, hasta que la aparición silenciosa se haya retirado, y un rato largo, todavía, después.
De que uno hallara el árbol le dio aviso todo de lajas lleno, abrojo y jara, si, andando un poco y yendo a la derecha, subía el alto alcor por senda estrecha.
IV Crece la hoguera, muerde con enojo Las ramas cuya esencia bebe el viento Y el baile muere al exhalar su aliento La última llama en el postrer abrojo.
De maestresala servía, sin caperuza, el ventero, que solícito llenaba las tazas del vino añejo. Era el uno el padre Espina, predicador del convento del Abrojo; el otro un fraile anciano, de ciencia y peso.
Rasgó la duquesa el tosco sobre, y aún no lo había desdoblado, cuando se oyeron pisadas de botas rechinantes y varoniles en el pasillo, y una faz correcta, patilluda, apareció entre los pliegues del cortinaje, y una voz que apoyaba mucho en las erres preguntó: -¿Estás visible, hija? ¿Puede entrar Sánchez del Abrojo?
A los que Cristo recibió primero, juntos verás los que después le diste en competencia del ministro fiero. A su Madre Santísima añadiste el octava dolor, y en sus entrañas cuchillo cada abrojo tuyo hiciste.