abrigo de pieles

Traducciones

abrigo de pieles

kožich

abrigo de pieles

pelsfrakke

abrigo de pieles

Pelzmantel

abrigo de pieles

fur coat

abrigo de pieles

turkistakki

abrigo de pieles

manteau de fourrure

abrigo de pieles

krzneni kaput

abrigo de pieles

pelliccia

abrigo de pieles

毛皮のコート

abrigo de pieles

모피코트

abrigo de pieles

bontmantel

abrigo de pieles

pelskåpe

abrigo de pieles

futro

abrigo de pieles

casaco de pele

abrigo de pieles

шуба

abrigo de pieles

päls

abrigo de pieles

เสื้อโค้ททำจากขนสัตว์

abrigo de pieles

kürk

abrigo de pieles

áo lông thú

abrigo de pieles

皮大衣
Ejemplos ?
Se representa a tres hombres vencidos por la bebida, obesos, posiblemente dormidos, cada uno de ellos vestido de manera diferente, para representar tres clases sociales: un caballero, un campesino y un hombre de letras, estudiante o clérigo, este último tumbado sobre un abrigo de pieles y con un libro a un lado.
El vestuario de doña Borola incluye siempre que sale a la calle, ostentosos sombreros, botas de diseñador y además, independientemente del clima, un grueso abrigo de pieles, cuyo origen "se pierde en la noche de los tiempos".
Sentada frente a su esposo, junto a la señora de Loiseau, menuda, bonita, envuelta en su abrigo de pieles, contemplaba con ojos lastimosos el lamentable interior de la diligencia.
Frente a mí un viejazo apoplético y obeso, envuelto en pesado abrigo de pieles, con el cogote rojo como jamón y rugoso como un cuero de caimán, los ojos cubiertos por dobles anteojos negros, y los enormes pies deformados por la gota, calzados con gruesos botarrones, roncaba a pierna suelta.
Una mujer pálida y flaca, con cara de hambre, las mejillas y la boca teñidas de carmín, me hizo estremecer de pies a cabeza al tocarme la manga del pesado abrigo de pieles que me envolvía, y sonó siniestramente en mis oídos el pssit, pssit, que le dirigió a un inglés obeso y sanguíneo, forrado en cheviotte gris, que se había detenido a mi lado y que se fue tras ella.
Había terminado el espectáculo, y la Marquesa, levantándose del asiento que antes ocupara, se dirigió hacia el fondo del palco y allí permaneció en pie unos instantes, sin aceptar el abrigo de pieles que le ofrecía su marido...
Su madre extendió por los hombros de la criatura un mullido abrigo de pieles, y sonriéndole, hablándole mimosa, le advirtió: -¿No sabes?