aborigen


También se encuentra en: Sinónimos.

aborigen

(Del lat. aborigines < ab, desde + origo, origen.)
1. adj. Que es originario del lugar en que vive planta aborigen de Indonesia.
2. adj./ s. m. y f. Habitante originario de un país o lugar. oriundo

aborigen

 
adj. Originario del suelo en que vive.
adj.-m. Díc. del primitivo morador de un país.

aborigen

(aβo'ɾixen)
abreviación
1. persona que es habitante primitivo de un territorio una tribu aborigen
2. que es propio de los aborígenes técnicas de cultivo aborigen
3. que es del lugar en que se encuentra fauna aborigen

aborigen


sustantivo
habitante primitivo de un territorio los aborígenes americanos
Sinónimos

aborigen

adjetivo y cosustantivo masculino
autóctono, indígena, originario, natural, nativo, procedente, vernáculo, endémico. alienígena.
Autóctono solo suele emplearse como adj.: raza autóctona. Indígena se aplica a pueblos de civilización considerada primitiva. Originario, vernáculo, natural y nativo, por tener otras acepciones, no indican con tanta exactitud la idea de aborigen.

aborigen:

autóctonoindígena, nativo, originario, patrio, natural, vernáculo, oriundo,
Traducciones

aborigen

aboriginal

aborigen

السكان الأصليين

aborigen

原住民

aborigen

原住民

aborigen

A. ADJaboriginal
B. SMFaborigine, aboriginal
Ejemplos ?
Entre esta, se pueden mencionar por ejemplo: "Kiosco": Preferiblemente escrita con Q; es originaria del persa y llegó al castellano a través del francés. "Koala": procedente del idioma Dharug o lenguaje de Sydney, una lengua aborigen extinta de Australia.
A pesar de la inmigración, el mestizaje y la consiguiente aculturación que sucedió a la conquista, que dio lugar a que se perdieran las lenguas de los aborígenes y la mayor parte de su cultura, un cierto sustrato aborigen está presente en determinadas prácticas pastoriles...
Se creó a partir del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias. Alberga una de las colecciones de cerámica aborigen guanche más importantes de Canarias con piezas únicas en Tenerife.
En ella confluyen tres elementos fundamentales: un sustrato aborigen, de origen posiblemente bereber; el elemento básico, europeo, fundamentalmente castellano, andaluz y gallego, aunque con importantes aportaciones portuguesas y, en menor medida, italianas, flamencas, británicas o francesas; y, finalmente, el influjo americano, producto de las relaciones comerciales y migratorias con Latinoamérica, particularmente con Cuba y Venezuela, países por los que muchos canarios sienten particular afecto.
Sus investigaciones arqueológicas descubrieron una vasta civilización aborigen, a la cual denominaron «Cultura Chaco-Santiagueña».
Y asegú- »roos que, aunque no lo remediéis, lo tengo yo de remediar »y mandaros hacer gran cargo por las leves omisiones en esto, »por ser contra Dios y contra mí, y en total destrucción de esos » reinos á cuyos naturales estimo, y quiero sean tratados como »lo merecen vasallos que tanto sirven á la monarquía y que : tanto la han engrandecido.» Vino la República; y quien hojee nuestras compilaciones de leyes patrias encontrará que abundan también las expedidas en favor y protección de la raza aborigen.
Hoy el indio, aborigen de aquí, como tú y yo, y todos los mexicanos, principia a sonreír, porque tú, como otros niños y niñas, van a recuperar las alegrías de nuestros antepasados para fecundar lo futuro y perfeccionar el universo.
Quiero decir que sobre el continente latinoamericano su preocupación fundamental debe ser, además del campesino, el indígena, el hombre aborigen, el primitivo de estas tierras.
Quiero señalarlo para que se entienda que el Gobierno que presido tiene como preocupación fundamental, precisamente, que en nuestra patria hay 600.000 descendientes de araucanos en las reducciones indigenas, en las provincias de Cautín, Malleco y Bío Bío; que las condiciones de existencia de los descendientes de la raza aborigen son subhumanas, y por eso este Gobierno ha enviado al Congreso Nacional un proyecto destinado a crear el lnstituto de Desarrollo lndígena, para al mismo tiempo que apoyar el perfeccionamiento, la recuperación de las tierras usurpadas, sepa de una vez por todas que el araucano será un ciudadano igual, no aceptando la ley discriminatoria que lo colocaba al margen de las leyes que rigen para el resto de los chilenos.
Establecieron los españoles, para la explotación de las minas y los "obrajes", un sistema abrumador de trabajos forzados y gratuitos, que diezmó la población aborigen.
Si se dice que en el negro no hay culpa aborigen ni virus que lo inhabilite para desenvolver toda su alma de hombre, se dice la verdad, y ha de decirse y demostrarse, porque la injusticia de este mundo es mucha, y es mucha la ignorancia que pasa por sabiduría, y aún hay quien crea de buena fe al negro incapaz de la inteligencia y corazón del blanco; y si a esa defensa de la naturaleza se la llama racismo, no importa que se la llame así, porque no es más que decoro natural y voz que clama del pecho del hombre por la paz y la vida del país.
La colonia continuó viviendo en la república; y nuestra América se está salvando de sus grandes yerros–de la soberbia de las ciudades capitales, del triunfo ciego de los campesinos desdeñados, de la importación excesiva de las ideas y fórmulas ajenas, del desdén inicuo e impolítico de la raza aborigen, –por la virtud superior, abonada con sangre necesaria, de la república que lucha contra la colonia.