Ejemplos ?
Cosa que abomino, así pues, si ha de salir acaso una hembra de tu parto, –contra mi voluntad te lo encargo: piedad, perdónamelo– se la matará.” Había dicho, y de lágrimas profusas su rostro bañaron 680 tanto el que lo encargaba como a la que los encargos eran dados.
162 Gózome yo en tu palabra, Como el que halla muchos despojos. 163 La mentira aborrezco y abomino: Tu ley amo. 164 Siete veces al día te alabo Sobre los juicios de tu justicia.
¡Fedra, Molocha, Caína, cómo tu filtro me supo! ¡A ti –¡Santo Dios!– te cupo ser astro de mi desdoro: yo te abomino y te adoro y de rodillas te escupo!