Victorien Sardou

Búsquedas relacionadas con Victorien Sardou: tosca

Sardou, Victorien

 
(1831-1908) Autor dramático francés. Sus obras poseen un diálogo intencionado y de movimiento animado. Autor de Madame Sans-Gêne (1893).
Ejemplos ?
Durante el año posterior a la boda, tuvo como proyecto hasta media docena de óperas nuevas y comenzó bosquejar la música de dos de ellas: Clarissa Harlowe basada en la novela de Samuel Richardson Clarissa y Grisélidis con libreto de Victorien Sardou.
edora es una ópera en tres actos con música de Umberto Giordano y libreto de Arturo Colautti basado en un drama con el mismo nombre de Victorien Sardou.
Se especializó en melodramas y piezas que, siguiendo la tradición de alta comedia de William Congreve y Richard Brinsley Sheridan, añadían empero bastante más sátira de lo acostumbrado, por lo que se sitúa a medio camino entre el drama burgués y el crítico y social Naturalismo (adaptó con Henry Herman Casa de muñecas del dramaturgo noruego Henrik Ibsen con el título de Rompiendo una mariposa, 1884); seguía, sin embargo, los esquemas fijos del triángulo erótico y la trama bien hecha que habían instaurado Victorien Sardou dentro de una ideología por lo general conservadora y moderada, si exceptuamos un anticlericalismo que le provocó algunos problemas y su, más que feminismo, defensa de la mujer.
Exiliado en los Estados Unidos en 1940 (dejará inconclusa una adaptación de Tosca de Victorien Sardou, que al final rodará su amigo Carl Koch), Jean Renoir adquiere la nacionalidad estadounidense.
Durante este periodo partició en la producción de Thermidor, de Victorien Sardou, que fue interrumpida por el gobierno tras tres actuaciones.
Nacida de clase baja llegó a pertenecer a la nobleza del Primer Imperio francés y es más conocida por el apodo de Madame Sans-Gêne, aunque el mismo sólo le fue dado por el dramaturgo Victorien Sardou.
Cathérine Hübscher es conocida por la posteridad por el apodo de "Madame Sans-Gêne" (Señora Sin-Reparo) que le fue atribuido por el dramaturgo Victorien Sardou en la pieza teatral de ese nombre, por su forma de comportarse en la corte de Napoleón como si nunca hubiesen cambiado las cosas desde 1789.
En los últimos años de su vida, y tras algunas vicisitudes personales no siempre positivas (viudez; nuevo embarazo y nacimiento de si hija Anna, fruto de su unión con el actor y futuro productor y director Luigi Luis Mottura, doce años más joven que ella, y con el cual no se casó nunca; problemas económicos), Pezzaglia formó compañía teatral propia, la Compagnia Italiana di Prosa, con la cual interpretó La nemica de Dario Niccodemi, Fedora de Victorien Sardou...
La interpretación era más veraz, sin grandes gesticulaciones ni dicción grandilocuente, como en la «representación antiteatral» –actuar como en la vida real, como si no se estuviese en un teatro– de André Antoine y su Théâtre Libre –donde por primera vez se iluminó sólo el escenario, dejando al público a oscuras–. A un periodo prenaturalista corresponden Eugène Scribe, Victorien Sardou y Eugène Labiche.
Su salto a la fama lo logró con su primer cartel litográfico para la actriz Sarah Bernhardt y su Théâtre de la Renaissance, el cartel anunciaba la obra Gismonda de Victorien Sardou, apareció en los primeros días de enero de 1895 en los muros de París, y causó una auténtica sensación.
Fue inaugurado el 5 de setiembre de 1905 y la primera obra interpretada en su escenario fue 'La Sorciére' ('La hechicera'), drama en cinco actos de Victorien Sardou, de la Académie française.» En aquellos tiempos Montevideo vivía su 'belle epoque' y Acosta y Lara había incorporado por primera vez el 'art nouveau' a la arquitectura teatral capitalina, circunstancia que más tarde se repetirá, aunque con estilo más impuro, en la fachada del Teatro 18 de Julio.
Su construcción llevó menos de dos años, inaugurándose la sala el 5 de septiembre de 1905 con gran pompa y especial trascendencia, pues fue la célebre actriz francesa Sarah Bernhardt -la «Divina Sara» como se le llamaba entonces- quien inició las actividades del nuevo teatro con «La Sorciére» de Victorien Sardou.