Ejemplos ?
Tras la captación de varios acólitos fue capturado y ejecutado. Durante el reinado de Tito Flavio Sabino Vespasiano (79 - 81) surgió otro impostor que fue también ejecutado.
La profunda romanización de la provincia se vio recompensada con la concesión por parte del emperador Vespasiano de los derechos de ciudadanía romana (latinitas), cuando promulgó el ius latii minor por medio del Edicto de Latinidad, que concedió no sólo a los béticos sino a todos los ciudadanos hispanos.
Octavio se disfraza con el manto de la piedad pública para ocultar la suspicacia de su carácter y sus arrebatos sanguinarios; Bruto clava el puñal en el corazón de su protector para reemplazar la tiranía de César con la suya propia; Antonio renuncia los derechos de su gloria para embarcarse en las galeras de una meretriz; sin proyectos de reforma, Sila degüella a sus compatriotas, y Tiberio, sombrío como la noche y depravado como el crimen, divide su tiempo entre la concupiscencia y la matanza. Por un Cincinato hubo cien Caracallas, por un Trajano cien Calígulas y por un Vespasiano cien Claudios.
Ha poco que alabamos la liberalidad de Vespasiano, como asombrosa y eminente, por haber dado a Baso quinientos mil sestercios; cosa grande, a la verdad, haber merecido con su ingenio el agrado del príncipe; pero ¿cuánto mejor sería, si así lo permitiesen los propios haberes, venerarse a sí mismo, obsequiar su ingenio y probar su liberalidad?
Pon cincuenta y seis años que después el divino Augusto gobernó la República; añade veintitrés de Tiberio; próximamente cuatro de Cayo; veintiocho de Claudio y de Nerón; aquel largo y único año de Galba, Otón y Vitelio, y, en fin, seis que llevamos de este feliz principado en que Vespasiano dirige la República, y suma ciento veinte años desde la muerte de Cicerón hasta hoy día, que es la vida de un hombre.
Él llevó el fuego de Alarico a Roma, Llevó a Jerusalén a Vespasiano, En una noche convirtió a Sodoma En lago impuro y en vapor insano.
Si lo fuéramos de Vespasiano, sufriríamos el tributo crisalgirio; si de Domiciano, satisfarían las mercaderías el oro lustral; si de Alejandro Severo, pagaríamos tributo por cada cabeza de ganado mayor y menor; y si de Augusto, veríamos cobrar derecho hasta de los soldados muertos.
Su carácter en todo tiempo ha sido el ser cruel, y su suerte el ser castigado. Vespasiano y Tito hicieron el sitio memorable que se terminó con la destrucción de Jerusalén.
Porque Vespasiano, anciano venerable y varón prudentísimo, bien conoce que los restantes amigos suyos están apoyados sobre aquello que de él recibieron y en lo que está en su mano conceder a ellos mismos y prodigar a los demás; y que, en cambio, Marcelo y Crispo trajeron consigo a su amistad lo que no recibieron ni puede recibirse del príncipe.
El fraile Torrequemada apoyó este edicto en la diócesis de Toledo con una prohibición que hizo a todos los cristianos bajo pena de excomunión de dar nada a los judíos, aunque fueran las cosas más necesarias a la vida según estas leyes salieron de la Cataluña, del Aragón, del reino de Valencia y de los demás países sometidos a Fernando, cerca de un millón de judíos, la mayor parte de los cuales pereció miserablemente: de manera que comparan los males que sufrieron en aquel tiempo a sus calamidades en tiempo de Tito y de Vespasiano.
eyes - Sección IV En tiempo de Vespasiano y de Tito, cuando los Romanos despanzurraban los Indios, un Israelita muy rico que no quería ser despanzurrado, emigró con todo el oro que había ganado a su oficio de usurero, y condujo hacia Eziongaber a toda su familia, que se componía de su vieja mujer, un hijo y una hija; este judío tenía a su servicio dos eunucos, uno le servia de cocinero, y otro de labrador y viñador.
Porque aun se persuaden de que hay en ellas un no sé qué de santidad y prudencia, y por esto no menosprecian sus consejos ni estiman en poco sus respuestas. Así lo vimos en el imperio de Divo Vespasiano, que algunos tuvieron mucho tiempo a Veleda en lugar de diosa.