Trento

Trento

 
Prov. del N de Italia, en el Trentino-Alto Adigio, en los Alpes, al N del lago Garda; 6 222 km2 y 447 556 h. Cap., la c. homónima (101 430 h), sede del concilio homónimo (1545-63), cap. de un condado lombardo y c. imperial libre desde 1027. Fue austríaca de 1914 a 1918.
Traducciones

Trento

Trente

Trento

TN

Trento

SMTrent
Concilio de TrentoCouncil of Trent
Ejemplos ?
Os mandamos que dejéis el gobierno y administración de dicho colegio seminario a la disposición del arzobispo y también el hacer la nominación de colegiales, conforme a lo dispuesto en el santo concilio de Trento y en el que se celebró en esa ciudad de los reyes el año pasado ochenta y tres.
En verdad, aunque el detestable uso del duelo, introducido, por el diablo para conseguir con la muerte cruenta del cuerpo la ruina, también, del alma, haya sido prohibido por decreto del concilio de Trento, sin embargo todavía en muchas ciudades y en muchísimos lugares no cesan las luchas con toros y otras fieras en espectáculos públicos y privados, para hacer exhibición de su fuerza y de su audacia, lo cual acarrea con frecuencia incluso muertes humanas, mutilación de miembros y peligro para el alma.
Pero Chilperico tomó la plaza, solamente con la precaucion de llevar la urna de las reliquias á la cabeza de sus tropas, con la esperanza de que la proteccion de estos nuevos patronos lo libraria de las penas debidas á su perjurio. En fin, el catecismo del concilio de Trento aprueba la costumbre de jurar por las reliquias.
Sicilia, Cerdeña, Trentino-Alto Adige/Südtirol y Valle de Aosta/Vallé d’Aoste disponen de formas y condiciones particulares de autonomía, según los respectivos estatutos especiales adoptados mediante ley constitucional. La Región de Trentino-Alto Ádige/Südtirol está constituida por las Provincias autónomas de Trento y Bolsano.
Y, en tiempos más recientes, todos conocen el vigoroso esfuerzo que la Iglesia realizó, primero en el concilio de Trento y después contra los discípulos de Jansenio, para defender la libertad del hombre, sin permitir que el fatalismo arraigue en tiempo o en lugar alguno.
Ahora bien, no hallo que en este decreto se prohíba otra cosa sino que se interprete en un sentido contrario a la Santa Iglesia o al común consenso de los Padres, solamente los pasajes que son de Fe, o que atañen a las costumbres, o bien a la edificación de la doctrina cristiana: asi se expresa el Concilio de Trento en su sesión cuarta.
Tal es la antigua y constante creencia de la Iglesia definida solemnemente por los concilios de Florencia y de Trento, confirmada por fin y más expresamente declarada en el concilio Vaticano, que dio este decreto absoluto: «Los libros del Antigo y del Nuevo Testamento, íntegros, con todas sus partes, como se describen en el decreto del mismo concilio (Tridentino) y se contienen en la antigua versión latina Vulgata, deben ser recibidos por sagrados y canónicos.
Más trágico aún que venga poco después Botero con una razón de Estado antimaquiavélica. La idea de la razón de Estado no sólo aguanta el Concilio de Trento y sobrevive al jesuitismo, sino que inclusive los aprovecha.
Antonio Agustín á ser grande en todo, fue tan gran Prelado, como Doctor y Magistrado; admiráronle los Padres del Concilio de Trento, que por sus representaciones adhirieron á la reforma del Clero, y le encargaron que extendiese el decreto de observación del Concilio de acuerdo con el insigne Covarrubias.
En esta noble emulación se empleaba, quando el Emperador, conservándole al parecer la Embaxada de Venecia, le confió el Gobierno de Sena en circunstancias que era necesario todo un héroe para tranquilizar el espíritu de división de los Seneses; comisión que desempeñó completamente reuniendo y tranquilizando los ánimos; y que le grangeó el aprecio de la República y la gracia del Cesar, tanto, que le eligió por uno de sus Embaxadores para el Concilio general que á la sazón se convocaba en Trento.
Ademas de las hasta aquí publicadas dexó escritas otras obras, unas concluidas, y otras sin haber recibido la última mano, que no han logrado la prensa: como son: unas Notas al Concilio de Trento : unas Observaciones al Fuero Juzgo, que su hermano D.
Cristina se puso en pie, y rechazando a Víctor, como si temiera que el contacto de aquel hombre manchara el texto que veneraba, dio un paso atrás, y abriendo el libro por la primera hoja, leyó: «El Concilio de Trento, por Víctor Cano».