Tito Livio

Livio, Tito

 

Tito Livio (Titus Livius)

 
(59 a C-17 d C) Historiador romano. Su obra principal es una historia romana titulada Ab urbe condita libri, conocida como las Décadas, destinada a engrandecer los orígenes de Roma y a ensalzar las grandes figuras de su historia. De los 142 libros de que consta solo se conservan 35.
Traducciones

Tito Livio

SMLivy
Ejemplos ?
No se tiene noticia de ningún libro más de Lucilio) Como es de elocuente, lo entenderás si te digo que me ha parecido breve, todo y no ser de una grandeza correspondiente a mi ni a ti, pues a primera vista podría parecer de Tito Livio o de Epicuro.
¿Quién no se admirará que a lo último los sapientísimos varones no usasen de sus manos, sino el que advirtiere que aun esto no les faltó de consideración, por no violar sus manos, usando con su juicio de la ajena maldad en la muerte de sus santísimas y piadosas vidas? Cornelio Tácito, en el libro 4 de los Anales, parágrafo 34, habla de los varones que alabó Tito Livio.
Mas fuera disparate, si no es que en ellas trate, ir por ver una mona hasta el África un hombre; que si de Tito Livio llevó el nombre muchos hombres a Roma, fué corona de los historiadores; que sólo aquellas cosas superiores, dignas por fama de admirable espanto, es bien que cuesten tanto, como ver a Venecia, perche chi non la vede non la prezzia; que al cielo desde el agua se avecina, y en góndolas, por coches, se camina.
Pero no es menos verosímil que en un tiempo en que no se hablaba más que de prodigios y de hechiceros, refiriese Amiano esta fábula bajo el testimonio de algún espíritu crédulo. Desde Tito Livio hasta Thou inclusive, todos los historiadores están infectados de prodigios.
Pero por sus ilustres trofeos y por los excesivos honores con que se enriquece, como son el perfectísimo temple de su cielo y suelo, sus gustosísimos frutos, su honorífico y suntuoso templo, diócesis insigne de los iberios por su Regente Pontífice y rico clero, por sus curiosos edificios, célebre río, eminente ingenio, y por el de sus nobles y discretos hijos, ilustres sujetos en lo científico de lo civil y divino, y en lo heroico del furor bélico, y por lo insigne de sus luminosos soles o mujeres de peregrinos rostros, sin otro esplendor que el del líquido elemento cogido en el corriente vidrio de su difuso río y undoso muro, glorioso objeto de eruditos ingenios (no sólo del Plinio, Tito Livio y Ptolomeo) por el oro de su centro...
En Grecia y en Roma, los dos pueblos más poderosos y más ilustrados de la antigüedad, hubo también república y grandes sabios, como Licurgo y Catón; y grandes tribunos, como Demóstenes y los Gracos; y grandes filósofos, como Aristóteles y Séneca; y grandes poetas, como Píndaro y Virgilio; y grandes historiadores, como Herodoto y Tito Livio; y grandes capitanes, como Alejandro y César, y artistas, en fin, que aún se admiran en los restos de las obras inmortales.
Cuarenta mil cuerpos de libros se abrasaron en la ciudad de Alejandría, hermoso testimonio de la opulencia real: alguno habrá que la alabe, como lo hizo Tito Livio, que la llamó obra egregia de la elegancia y cuidado de los reyes.
De las proezas que hizo Sila, a quien mostraron favorecer Ios dioses El mismo Sila, cuyos tiempos fueron tales que se hacían desear los pasados (a pesar de que a los ojos humanos parecía el reformador de las costumbres), luego que movió su ejército para marchar a Roma contra Mario, escribe Tito Livio que, al ofrecer sacrificios a los dioses, tuvo tan prósperas señales, que Postumio -sacrificador y adivino en este holocausto- se obligó a pagar con su cabeza si no cumplía Sila todo cuanto tenía proyectado en su corazón con el favor de los dioses.
En la primera década, libro 1.º, las escribió Tito Livio; para que se lean las hago españolas: "Empezó a reinar Tarquino, a quien llamaron sus hechos Soberbio.
Pero que habiendo vivido en la edad de la mayor ilustración de España, y siendo solicitada su vista y trato de los mas hábiles extrangeros, como de un cierto prodigio que desde Tito Livio no había tenido otro exemplo, descuidasen sus paisanos, no digo de erigirle estatuas, de que era tan digno, sino aun de notar sus acciones y su profesión y su patria, es un defecto que servirá de borrón el mas feo en el papel de aquella historia.
En los Discursos a la Primera Década de Tito Livio, Maquiavelo resulta republicano y democrático, creyendo en la virtud colectiva del pueblo; en El Principe, monarquista, creyendo en la virtud del héroe, del príncipe.
Iunii Iuvenalis Saturarum Libri V cum scholiis veteribus, Berlin 1851 () Iuli Flori Epitomae de Tito Livio Bellorum omnium annorum DCC libri II, Bonn 1852 () T.