Ejemplos ?
Fue seducida o raptada por Paris, príncipe de Troya, lo que dio origen a la Guerra de Troya. Zeus, metamorfoseado en un cisne, sedujo a Leda y yació con ella la misma noche que Tindáreo, esposo de Leda y rey de Esparta.
Como consecuencia de ello, Leda puso dos huevos; de uno nacieron Helena y Pólux, ambos inmortales (considerados hijos de Zeus), y del otro Clitemnestra y Cástor, mortales (considerados hijos de Tindáreo).
Leda fue seducida por Zeus en forma de cisne, pero la misma noche en que yació con él también había yacido con su esposo Tindáreo.
A cambio, consiguió que Tindáreo le ayudase a obtener la mano de Penélope, prima de Helena. Tindáreo sacrificó un caballo y sobre él hicieron el juramento los pretendientes.
Fue raptada a muy temprana edad por Teseo. Con posterioridad a la vuelta de Helena a Esparta, Tindáreo decidió casar a su hija o bien ella misma quiso tomar esposo.
Ante el gran número de pretendientes poderosos, Tindáreo tenía miedo de las consecuencias que podía haber tras tomar la decisión de quién sería el elegido para casarse con Helena.
Odiseo, consciente de que sus posibilidades eran mínimas puesto que la riqueza de otros pretendientes era mayor a la suya, no se molestó en enviar regalos y aconsejó a Tindáreo que hiciera jurar a todos los pretendientes que prestarían su ayuda al pretendiente que fuera elegido en cualquier caso en el que Helena le fuese disputada.
n la mitología griega, el juramento de los pretendientes fue un pacto entre los héroes que acudieron a la corte del rey Tindáreo de Esparta en calidad de pretendientes a casarse con Helena.
Como resultado, puso dos huevos, de uno de los cuales nacieron Cástor y Clitemnestra, que eran hijos de Tindáreo, y del otro, Helena y Pólux, que eran hijos de Zeus.
Cuando Helena llegó a la edad de casarse, tuvo muchos pretendientes que acudieron desde todas las partes de Grecia, animados por la fama de su gran belleza y porque ella y su futuro esposo reinarían en Esparta. Tindáreo, temiendo provocar una guerra entre los pretendientes rechazados, siguió un consejo de Odiseo.
Una vez realizado el juramento, Tindáreo eligió como marido de Helena a Menelao, hermano de Agamenón, rey de Micenas, que estaba casado con su otra hija, Clitemnestra.
Mediante este pacto, los pretendientes de Helena juraron que acudirían en ayuda del pretendiente que fuera elegido como esposo de Helena en caso de que ésta le fuera disputada. Helena, hija de Zeus y Némesis o Leda pero cuyo padre putativo era Tindáreo, era famosa por su gran belleza.