Teodoro Ardemans

Ardemans, Teodoro

 
(1664-1726) Arquitecto, escultor, pintor y grabador español. Nombrado arquitecto real por Felipe V (1702), construyó el núcleo central del Real Sitio de la Granja de San Ildefonso (1721-23).
Ejemplos ?
El propio Juan de Villanueva redactó una orden municipal para la prevención de incendios, las anteriores se remontaban a Teodoro Ardemans.
En el 27 de octubre de 1721 fue nombrado maestro de la catedral de Toledo, a las órdenes de Teodoro Ardemans y a su muerte le sucedió como maestro mayor.
Según Ceán Bermúdez fue excelente en la pintura de bodegones, de lo que no se tiene otra noticia, y por el inventario de los bienes de Teodoro Ardemans...
El edificio, de planta de cruz latina, se debe al arquitecto italiano Santiago Bonavía, si bien fue encargado inicialmente a Teodoro Ardemans, que llegó a realizar un diseño, y fue terminado por Virgilio Rabaglio.
Para esta zona, situada entre el río Manzanares y el Real Alcázar de Madrid, se hicieron sucesivos proyectos que no llegaron a ejecutarse, desde un primer jardín renacentista concebido por Patricio Cajés en 1567, pasando por un muro de cerramiento que inició Juan Gómez de Mora en 1626, hasta varios proyectos barrocos: el primero fue de Teodoro Ardemans...
El principal proyecto borbónico de la época fue el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso (Segovia), construido entre 1720 y 1746 siguiendo un trazado diseñado por Teodoro Ardemans, aunque la fachada fue elaborada por Filippo Juvara y Giovanni Battista Sacchetti.
Diferencias de criterio entre partidarios del proyecto de Herrera el Mozo y del de Felipe Sánchez por la ubicación de la cúpula central y la portada principal, obligaron a la intervención en 1695 de otro arquitecto, Teodoro Ardemans.
Don Teodoro Ardemans, maestro mayor del Real Palacio y de la Villa de Madrid, fue el encargado de realizar los planos y el proyecto del nuevo palacio.
En 1674, a instancias del prior del convento de Atocha, se produjo una ampliación con el objeto de poder mantener el culto. A finales de 1692 el arquitecto municipal Teodoro Ardemans emitió un informe para que se reforzaran algunas de sus estructuras.
Por el inventario de los bienes de Teodoro Ardemans fechado en 1733, en el que figuraba «Otro quadro de Alzides en la cuna, de mano de Don Manuel de Castro», consta su dedicación a otros géneros de los que nada ha llegado.
La remodelación interior del Álcazar corrió a cargo inicialmente del arquitecto Teodoro Ardemans, sustituido, en una segunda fase, por el arquitecto francés René Carlier.
Sus obras, resueltas con una técnica esponjosa en la tradición de Carreño, se han atribuido con mucha frecuencia a Teodoro Ardemans por proximidad estilística y por confusión con el anagrama empleado en su firma.