Temístocles

Búsquedas relacionadas con Temístocles: Cimón

Temístocles (Themistoklēs)

 
(¿528-459? a C) Político y militar ateniense. Gracias a él se creó una gran flota de guerra, convencido de que Atenas solo podía contrarrestar por mar el poderío persa. La batalla de Salamina (480 a C), en que fue vencido Jerjes, representó el éxito de su política. Reconstruyó las murallas de Atenas.
Ejemplos ?
Existía mucha especulación, la importación en grande escala de artículos de lujo que los bancos favorecían. Por unos días también ocupó la presidencia el Vicepresidente Temístocles Terán.
Simon Hornblower ha argumentado que la elección de esta obra y no otra, que presenta una imagen nostálgica de la famosa victoria de Temístocles en la Batalla de Salamina, muestra que el joven político estaba apoyando a Temístocles frente a su oponente político, Cimón, cuya facción había salido victoriosa y había enviado a Temístocles al ostracismo poco después.
Mariano Holguín; el Prefecto del Departamento, Coronel Temístocles Molina Derteano; la Corte Superior de Justicia; el Honrado Concejo Provincial; el Comandante General de la III Región Militar; la Sociedad de Beneficencia; el Comité del Monumento y el pueblo de Arequipa en pleno.
Samons: What's Wrong with Democracy?, 65 La flota, sin duda la espina dorsal del poder de Atenas desde los días de Temístocles, estaba compuesta casi en su totalidad por miembros de las clases inferiores.
se tomó la decisión, bajo la guía del estadista ateniense Temístocles, de construir una masiva flota de trirremes, imprescindible para que los griegos pudiesen enfrentarse a los persas.
Heródoto Poco después recibieron la noticia de que Jerjes había atravesado el Helesponto. Temístocles sugirió entonces una segunda estrategia a los aliados.
Plutarco: Pericles, Basó su política militar en el principio de Temístocles de que la predominancia de Atenas dependía de su poderío naval, y creía que los peloponesios eran un pueblo prácticamente invencible en tierra firme.
Jerjes reunió un ejército y una armada inmensas para conquistar la totalidad de Grecia y, como respuesta a la inminente invasión, el general ateniense Temístocles propuso que los aliados griegos bloquearan el avance del ejército persa en el paso de las Termópilas, a la vez que bloqueaban el avance de la armada persa en los estrechos de Artemisio.
Temístocles antes de que Euribíades le explicara el motivo, tomó la palabra sin que el almirante supremo, Euribíades, se la concediera.
«En efecto —contestó Temístocles—, pero quienes se quedan rezagados no se llevan la corona». Sigue diciendo Heródoto que Temístocles argumentó que era mejor trabar combate en un estrecho contra una flota numerosa, con una victoria segura, que librar la batalla naval en las inmediaciones del Istmo de Corinto porque: era mar abierto, las naves griegas eran más pesadas que las persas y las fuerzas terrestres de Jerjes avanzarían a la vez que su flota camino del Peloponeso.
Durante su intervención, el general corintio le interrumpió: «Temístocles, en las pruebas atléticas quienes toman la salida antes de la señal son apaleados».
Se opuso a la táctica naval propugnada por Temístocles y Euribíades (jefe supremo de la flota griega), a que la batalla definitiva fuese en aguas de Salamina.