Tell

tell

(Del ár. tall.)
1. s. m. HISTORIA Colina artificial formada por la superposición de las ruinas de ciudades de distintas épocas.
2. GEOGRAFÍA Región costera argelina y tunecina donde los cultivos son, en teoría, posibles sin la ayuda del riego.

Tell

 
Región natural del N de Argelia, entre el Atlas y la costa mediterránea.

Tell (laip) Halaf

 
arqueol. Lugar arqueológico del NE de Siria. Da nombre a una cultura prehistórica (V milenio a C) de excelente cerámica decorada con motivos geométricos y figurativos.
Ejemplos ?
KUONI.––Mirad quién viene. WERNI.––Tell de Bürglen. GUILLERMO TELL—(Armado de su ballesta.) ¿Quién es este hombre que implora socorro?
Ningún hombre sensato lo intentaría. TELL.––Los valientes sólo se acuerdan de ellos en último lugar. Fía en el cielo, y socorre al oprimido.
SEPPI, muchacho pastor. GERTRUDIS, mujer de Stauffacher. HEDWIGIA, mujer de Tell, hija de Fürst. BERTA DE BRUNECK, rica heredera.
Y el maestro les contó el episodio de Guillermo Tell, que de un flechazo hubo de derribar una manzana colocada sobre la cabeza de su hijo; pero antes de disparar la flecha escondió otra en su pecho, destinada a atravesar el corazón del malvado Gessler.
Se inclinó profundamente frente a su amo; la puerta, en-tonces, se abrió aún más, y Fernando cruzó un patio sombreado de limoneros con grandes tinajones de barro en los ángulos. Tell Aviv abrió una puerta y le invitó a entrar.
La comunidad maroon de Jamaica aún retenía un grado de autonomía y muchas de sus viejas costumbres cuando Zora Neale Hurston visitó aquello en los años veinte (ver Tell My Horse).
Ríos de constelaciones y de estrellas se cuajaban entre las nebulosas, y Tell Aviv, haciéndole sentar en un cojín, exclamó: -Que la paz de Alá esté en tu corazón.
Warren's Profession (1898) Plays Pleasant (published 1898): The Man of Destiny (1897) Arms and the Man (1898) Candida (1898) You Never Can Tell (1898) Three Plays for Puritans (published 1901)...
l no sabía si Tell Aviv era un granuja o un doctor en magia, pero lo único que él sabía era que debía apartarse para siempre de Lucía.
¡Ah!, perdón por no haberme presentado. Me llamo Tell Aviv; soy doctor en ciencias ocultas. Fernando comprendió que no tenía objeto resistirse a nada.
Finalmente llegaron a una casa arrinconada en un ángulo del barrio de Yama el Raisuli. Tell Aviv levantó el pesado aldabón morisco y lo dejó caer; la puerta, claveteada como la de una fortaleza, se entreabrió lentamente y un negro del Nedjel apareció sombrío y semidesnudo.
A la representación de la monografía sobre los ciclámenes no habría yo enlazado, probablemente, si no hubieran sobrevenido influencias de distinto origen, más que una sola idea: la de que dicha flor es la preferida de mi mujer, o quizá también el recuerdo de la historia de la señora de L., ideas que no creo hubieran bastado para provocar un sueño. There needs no ghost, my lord, come from the grave, To tell us this.