Teócrito

Teócrito (Theókritos)

 
(s. III a C) Poeta griego. En el Mediodía de Italia escribió la mayor parte de sus obras, que sirvieron después de modelo a Virgilio. Dejó obras poéticas de todas clases, pero se distinguió en las de carácter bucólico hasta el punto de ser considerado el creador del género. Sus Idilios reproducen escenas pastoriles, campestres o marítimas, con una arcádica visión de la vida campesina.
Ejemplos ?
Su extensión de de 70 versos. Se inspira en los idilios VI, IX y XI de Teócrito. El escenario son las riberas del río Mincio, cerca de Mantua.
Siguen luego las intervenciones de los pastores rivales (seis cada uno) en tiradas de cuatro versos, tal como ocurría en el idilio VIII de Teócrito.
Epigramas de Hesíodo o atribuidos a él: en el de la Biblioteca Augustana (Augsburgo). Epigramas de Teócrito. con índice electrónico en el Proyecto Perseus.
La calva en versos alabó Sinesio, gran defecto tartesio: quiere decir que hay calvos en España en grande cantidad, que es cosa estraña, o porque nacen de celebro ardiente; Y también escribió del transparente camaleón Demócrito, y las cabañas rústicas Teócrito, y tanta filosófica fatiga Diocles puso en alabar el nabo, materia apenas para un vil esclavo; el rábano Marción, Fanias la ortiga, y la pulga don Diego de Mendoza, que tanta fama justamente goza.
¡Cuánta mala canción las odas de Píndaro i Horacio! ¡Cuánta mala égloga las pastorales de Teócrito i Virgilio! Todo lo bueno, todo lo grande, todo lo bello, fué maleado, empequeñecido i afeado por imitadores incipientes.
Los pastores de Virgilio y de Teócrito esperaban, en premio de sus cantos alternativos, un buen queso, una flauta del mejor artífice o una cabra de tetas hinchadas.
Pocos años después volvió á España, y dio á luz en Madrid El Siglo de oro, novela pastoral, donde insertó doce églogas, imitando en ellas á Teócrito, Virgilio y Sanazzaro.
¡Cuánta mala canción las odas de Píndaro y Horacio! ¡Cuánta mala égloga las pastorales de Teócrito y Virgilio! Todo lo bueno, todo lo grande, todo lo bello, fue maleado, empequeñecido y afeado por imitadores incipientes.
Teócrito había nacido en Siracusa (Sicilia), hacia 310 a. C. y había marchado en torno a 275 a. C. a Alejandría, que Ptolomeo II Filadelfo estaba convirtiendo en un centro fundamental de cultura y arte.
No se sabe gran cosa de los orígenes o precedentes de esta poesía pastoril, ni se sabía tampoco en época del propio Teócrito, lo que lo deja en una posición de creador o, al menos, recreador del género.
Virgilio había sentido siempre profunda admiración por los poetas alejandrinos del siglo III ad C. La que profesó por Teócrito se manifiesta en las múltiples ocasiones en que se inspira en él para sus Bucólicas.
Para ello destaca sus rústicos bienes, su aspecto físico no despreciable y sus cualidades poéticas y musicales. Virgilio mezcló en la obra elementos de los idilios III, X, XI y XXIII de Teócrito.