TOA

TOATransporte Oruga Acorazado.
Traducciones

toa

SF (LAm) → hawser, rope, towrope
Ejemplos ?
-Yo por si querías llevar la ropa negra la he sacao toíta y le he dao un limpión... Ahí la tienes toa prepará y cuasi goliendo a jazmines.
Pues mía tú, paire; mirar vosotros, hermaniyos: si tiráis contra él, si le matáis, si le hacéis cachos, luego, con el cacho suyo más chico, con el más chequetín que qué, se quean mi cuerpo y mi alma y toa entera yo.
Yo puedo hacer güeno con toa la cabaña si quiere hablar, que el bello de la vaca del señor alcalde mamaba toas las noches a la vaca de usté, y que de esto no tuvimos más auto que de la hora de la muerte, que en santa gloria nos coja, hasta la semana pasá.
Y esto que digo lo digo porque lo sé de mu güena tinta, porque me lo ha escrito un amigo leal, que me dice en su carta que tú y mi tío me habéis jugao una chanaíta que está pidiendo a voces una puñalá trapera, y como yo no quiero atentar a la familia, he decidío quearme en Cáiz en cuanto trinque er canuto, y pa que no pienses tú que yo estoy dando las boqueás de la pena, te diré que si tú me has despreciao, no me ha despreciao una hermana del sargento Candileja, que es una gachí de la que na más que una pestaña aburta más que toa tu mata de pelo.
El señor Paco tiée una sangre que es toa arropía; el señor Paco me estima a mí muchísimo, pero que muchísimo; el señor Paco tiée un corazón más grande que un solar.
-Es que mi Dolores va perdiendo vapor a chorros pa conmigo; es que ya no es lo que era, es que ya cuando yo la acaricio me parece que me está diciendo con toa su persona: «Güeno, ¡qué se le va a jacer!
-Pero, señor, fegúrese usté que el hombre me llama y me ice: «doy el reló pa la torre sin el menor aquel de gastos pa el respetive: yo pago too el jaleo, y pueen ustedes desde hoy avisar a los carpinteros y albañiles que han de juriacar la paré, porque la cosa estará aquí en toa la semana que viene.» -¡Hola!...
algo! Aspérate y no te vayas, mujer, que te los voy a degolver con toa la cría. Y estrechando entre sus brazos hercúleos la cintura de la Tulipanes, le empezó a desgranar sobre la boca más de un millar de collares de besos, ardientes y apasionados.
-Pos na, compadre - exclamó el Talabartero con cordial acento -, tan y mientras se le pasa la picá a mi comadre ya sabe usté que aquí están mi mesa y toa mi mantelería.
No se había equivocado el Pulío, y minutos después llegaba a todo el desesperado galopar de su cabalgadura, Joseíto, el cual exclamó con voz anhelosa, dirigiéndose al Petaquero: -Encimita, pero que encimita, tenemos al tiniente Mendiola con cuasi toa su jauría.
-Se cree que no, porque de eso, como ya toa la tropa en España es de cristinos, tenemos sobrao pa hacer frente a toa la extranjería del orbe tirraquio.
Un vértigo de celos y de ira salvaje resbaló por el alma del Carambuco, que saltó al patio a riesgo de tener que andar un par de meses con muletas, se incorporó rápido sin tener que lamentar percance alguno en su persona, y se dirigió trágico como una amenaza de muerte hacia la puerta, al llegar ante la cual se detuvo al oír cómo a los sones de la guitarra comenzaba a cantar un hombre, a juzgar por la voz y de modo dulcísimo y maravilloso: El que te tuvo en la mano te despreció, y yo, paloma, ya en toa mi vía no te suerto manque los mengues me coman.