Sanabria

Sanabria

 
Comarca de España, en el extremo NO de la prov. de Zamora, junto al Macizo Galaico, entre las sierras Segundera (O), de la Cabrera (N) y de la Culebra (S). Cap., Puebla de Sanabria. Está constituida por los valles de la cabecera del río Tera. Abundantes lluvias. Castaños, robles, nogales y matorrales. Ganadería lanar y de cerda. Cereales y patatas. Laguna de Sanabria.
Ejemplos ?
El rey Leovigildo, después de haber entrado en Sanabria devasta a los sappos, somete a su poder aquella región y hace partícipes de su reino a Hermenegildo y recaredo, hijos de su finada esposa.
Men Rodríguez de Sanabria, al entrar en tal escena se siente desfallecido, y sus duros miembros tiemblan, advirtiendo que don Pedro no en su lecho, sino en tierra, yace tendido y convulso, pues se mueve y se revuelca, con el estoque empuñado, medio de la vaina fuera, con las ropas desgarradas, y que solloza y se queja.
¿No hay quien a su rey socorra?» A tal conjuro se esfuerza Sanabria, su pasmo vence, y exclama: «Conmigo cuenta.» A sacar el rey acude de la pesadilla horrenda: «¡Mi rey!
¡Mi señor!» le grita, y lo mueve, y lo despierta Abre los ojos don Pedro y se confunde y se aterra, hallándose en tal estado y con un hombre tan cerca. Mas luego que reconoce al noble Sanabria, alienta, y, «Soñé que andaba a caza», dice con turbada lengua.
Sudoroso, vacilante, se alza del suelo, se sienta en un sillón, y pregunta: «¿Hay, Sanabria, alguna nueva?» «Señor -responde Sanabria-, el francés hizo la seña.» «Pues vamos, -dice don Pedro-, haga el Cielo lo que quiera.»
—Ah!...Ciriaca—exclamó con un hipo violento. Enseguida extendió los brazos y cayó a plomo sobre Sanabria. El cuerpo de éste se estremeció; y apagose de súbito el pálido brillo de sus ojos.
ZAMORA: SANABRIA: Asturianos, Cernadilla, Cobreros, Codesal, Donado, Espadañedo, Ferreras de Arriba, Galende, Hermisende, Justel, Lubián, Manzanal de Arriba, Manzanal de los Infantes, Molezuelas de la Carballeda, Mombuey, Muelas de los Caballeros, Otero de Bodas, Palacios de Sanabria, Pedralba de la Pradería, Peque, Pías, Porto, Puebla de Sanabria, Requejo, Rionegro del Puente, Robleda-Cervantes, Rosinos de la Requejada, San Justo, Trefacio, Valparaíso, Villardeciervos.
PONENTE: MINISTRO JOSE FERNANDO FRANCO GONZALEZ SALAS. SECRETARIA: MAURA ANGELICA SANABRIA MARTINEZ. COLABORARON: ALFREDO ARANKOWSKY GARCIA Y JAVIER ORTIZ FLORES.
Otros tantos, parecían ya desplomarse bajo el peso de su carga, e íbanse quedando a retaguardia con las cabezas gachas, insensibles a la espuela. Viendo esto el sargento Sanabria gritó con voz pujante: —Alto!
e Mosén Beltrán Claquín ante la tienda de pronto, páranse dos caballeros ocultos en los embozos. El rey don Pedro era el uno, Rodríguez Sanabria el otro, que en la fe de un enemigo piensan encontrar socorro.
Socorred al rey don Pedro, que es legítimo, otro no; coronad vuestras proezas con tan generosa acción.» Así cuando en Occidente, tras siniestro nubarrón, un anochecer de marzo su lumbre ocultaba el sol, al pie del triste castillo de Montiel, donde el pendón vencido del rey don Pedro, aun daba a España pavor; Men Rodríguez de Sanabria con Beltrán Claquín hablo; y éste le dio por respuesta con francesa lengua y voz: «Castellano caballero, pues hidalgo os hizo Dios, considerad que vasallo del rey de Francia soy yo; »y que de él es enemigo don Pedro, vuestro señor, pues en liga con ingleses le mueve guerra feroz.
La segunda de las criollas, compañera de Sanabria, de nombre Catalina, cuando más recio era el fuego que salía del interior por las troneras improvisadas, escurriose a manera de tigra por el cicutal, empuñando la carabina de uno de los muertos.